Mi abuela tiene Alzheimer: cómo viven los nietos la enfermedad

FORMACIÓN PARA CUIDADORES, Profesionales hablan Deje un comentario  

abuela tiene alzheimer

“Mi abuela tiene Alzheimer” o “Mi abuelo tiene Alzheimer” es una realidad a la que se enfrentan muchas personas cada día. Los abuelos han sido siempre piezas fundamentales en las redes familiares, pero su importancia ha ido creciendo en las últimas décadas: el cuidado de los nietos es imprescindible para la conciliación en muchas familias, también resultan clave para mantener las familias unidas. Por eso, la aparición de la enfermedad de Alzheimer supone una gran conmoción emocional en toda la familia. En este artículo analizamos la manera en que los nietos se enfrentan a esta realidad y cómo podemos ayudarles a disminuir su impacto emocional.

En la actualidad, el fuerte vínculo existente entre abuelos y nietos es un hecho innegable. Este vínculo se ve favorecido principalmente por el hecho de que sean los abuelos los cuidadores de sus nietos en las etapas más tempranas de la vida. No obstante, es aceptado socialmente ocultar las enfermedades a los menores, también cuando un abuelo o una abuela tiene Alzheimer. Como consecuencia no se les hace partícipes de las situaciones derivadas que acontecen durante una enfermedad como la demencia tipo Alzheimer.

Participar y no excluir

En las demencias existe un duelo paralelo a la enfermedad. Se trata del duelo por las capacidades que va perdiendo el abuelo conforme va avanzando la enfermedad. Los niños son conscientes de estas pérdidas, por lo que es necesario que se les explique y no se les excluya de los acontecimientos. De esta manera podrán aceptar mejor la enfermedad. Así pues, participar en el cuidado de su abuelo les va a permitir afrontar la situación de manera más positiva.
Por su parte, la demencia es una enfermedad de gran impacto emocional y que da lugar a una serie de cambios en la estructura familiar. Un cambio en la relación entre los abuelos con demencia y sus nietos es lo que se conoce como “inversión de roles” y que hace mención a los cambios evolutivos del intercambio de ayudas entre abuelos y nietos. Mientras que en los comienzos de esta relación son los abuelos los que proporcionan recursos y ayuda a sus nietos, en una etapa posterior, la relación de ayuda se invierte.
Por otro lado, a pesar de que la gran mayoría de bibliografía existente sobre el impacto que supone tener un familiar con demencia se centra en el cuidador principal, existen ciertas investigaciones para conocer el impacto que supone en el menor la enfermedad de su abuelo. Entre los aspectos positivos se destaca el aumento del vínculo afectivo con los padres y el fomento del uso del humor entre los integrantes de la familia. Por su parte, también existen consecuencias negativas. Como la percepción de menor cercanía con el abuelo, la disminución de tiempo para la resolución de conflictos familiares y el hecho de que la mayoría de conversaciones familiares están relacionadas con la persona enferma.

Cuidando sus emociones

En relación a las emociones que acompañan al menor, las más destacadas son la satisfacción, el sentimiento de pérdida y la culpabilidad. Por otro lado, los maestros no suelen conocer la situación familiar que viven sus alumnos. Este hecho puede dificultar la comprensión de ciertas actitudes del menor en su entorno escolar.
Concluyendo, a los nietos se les debe hacer partícipes de la enfermedad cuando el abuelo o la abuela tiene Alzheimer. Así los ayudamos a aceptar de manera más positiva la inversión de roles que se produce en el seno familiar. Normalizar la enfermedad entre todos los integrantes de la familia puede ayudar a disminuir el gran impacto emocional que supone tener un familiar con demencia.

Alba Sánchez Moya.

Psicóloga. Especialista en Neuropsicología en CITEA.

Deje un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies