Algunas consideraciones sobre el pie diabético para evitar lesiones

FORMACIÓN ALZHEIMER, Profesionales hablan Deje un comentario  

pies

El pie diabético es una afección que sufren los pacientes que presentan diabetes, con el tiempo la diabetes puede producir daños en los vasos y nervios con repercusiones negativas en el pie. La lesión de los nervios provoca pérdida de sensibilidad táctil, dolorosa y a la presión alterando la defensa del pie (el dolor) ante cualquier traumatismo y provocando graves complicaciones.

La experiencia sugiere que los diabéticos, debido a la insuficiencia vascular y a la neuropatía, presentan un riesgo mayor de aparición de lesiones en el pie y una vez que la infección se ha establecido, presenta una mayor gravedad y refractariedad (resistencia) al tratamiento.

Revísese los pies todos los días. Inspeccione arriba, a los lados, las plantas de los pies, los talones y entre los dedos. Busque:

• Piel seca y cuarteada(agrietada)
• Ampollas o úlceras
• Hematomas o cortaduras
• Enrojecimiento, calor o sensibilidad
• Puntos firmes o duros

Si no puede ver bien, utilice un espejo o solicítele a alguien que le revise los pies.
No intente tratar estos problemas usted mismo. Incluso las heridas o ampollas pequeñas pueden convertirse en problemas graves, pudiendo llegara a la amputación, si se desarrolla infección o no sanan. Las ulceras en los pies son causa común de hospitalización para las personas con diabetes.

Recomendaciones para evitar lesiones:

• Es importante observar diariamente los pies, inspeccionar el estado de la piel, las uñas, observar si existen pequeñas rozaduras, enrojecimientos etc.

• Se debe de mantener una buena higiene de los pies lavándolos a diario con agua tibia y jabón suave(neutro). Los jabones fuertes pueden dañar la piel. Posteriormente el secado debe de ser minucioso sobre todo en los espacios interdigitales.

• Se debe de mantener los pies hidratados, sin humedad ni callosidades. Use loción, vaselina, lanolina o aceite sobre la piel seca. NO se ponga loción, aceite ni crema entre los dedos de los pies.

• Para el cuidado de las uñas se deben de usar limas, en ningún momento usar tijeras de punta afilada o cortaúñas, y en caso de ser necesario cortarlas, remójese los pies en agua tibia para ablandar la uña antes de recortarla y corte la uña en forma recta, debido a que las uñas curvas tienen mayor probabilidad de resultar encarnadas y verifique que el borde de cada uña no ejerza presión dentro de la piel del siguiente dedo.

• La mayoría de las personas con diabetes deben hacerse tratar los callos o callosidades por un podólogo. Si el médico le ha dado permiso para que usted mismo se los trate:

Utilice una piedra pómez suavemente para eliminar dichos callos y callosidades después de una ducha o baño, cuando la piel está suave.
No utilice almohadillas medicadas ni trate de rasurarlos o cortarlos en casa.
No camine descalzo, sobre todo en el pavimento caliente o en las playas de arenas calientes

• En caso de estrenar calzado debemos de hacer una adaptación lenta en los primeros días, no usándolos durante todo el día. Póngaselos una o dos horas al día durante la primera o segunda semana. Revise diariamente el interior del calzado con la mano para detectar cualquier cosa que pase inadvertida y pueda ocasionarnos una rozadura.

• Use zapatos que sean cómodos y que ajusten bien cuando los compre. Nunca compre zapatos que sean estrechos, con la esperanza de que se vayan a estirar a medida que los use. Es posible que no sienta la presión de zapatos que no le calcen bien y pueden producirle ampollas y úlceras cuando el pie presiona contra el zapato. Pregúntele al médico acerca de zapatos especiales que puedan proporcionarles más espacio a los pies.

Cámbiese los zapatos ablandados después de 5 horas durante el día para modificar los puntos de presión en los pies y no use sandalias tipo chanclas ni pantimedias con costuras. Ambas pueden causar puntos de presión, es recomendable usar zapatos de piel o deportivos amplios, pero a la vez sujetos con cordones o velcro.

• Respecto a los calcetines deben de ser de fibras naturales (algodón, hilo o lana) y de colores claros para la detección precoz de heridas. Use calcetines limpios y secos o pantimedias sin elásticos ni costuras todos los días. Le ayudarán a proteger los pies. Los agujeros en los calcetines o las pantimedias pueden ejercer presión dañina en sus pies. En clima frío, es posible que usted quiera ponerse calcetines especiales con relleno extra, que apartan la humedad de los pies y los mantendrán más secos y no se quede afuera en el frío por mucho tiempo. Utilice calcetines limpios y secos para acostarse si tiene los pies fríos.

Acuda regularmente al podólogo y a su medico y/o enfermero de referencia de atención primaria si usted tiene alguno de los siguientes cambios en cualquier parte del pie:

Enrojecimiento, hinchazón o aumento del calor
Llagas o hendiduras
Hormigueo o sensación de ardor
Dolor

Puede también consultar lo que necesite a nuestra Área de Enfermería

Juan Luis García Lázaro. Enfermero en CITEA

Puedes consultar otras entradas de enfermería:

Úlceras por presión: qué son y cómo prevenirlas
La higiene en el paciente con demencia
El trabajo del auxiliar de enfermería
Consejos contra el calor

Deje un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies