Blog CITEA Alzheimer

Fisioterapia para enfermos de Alzheimer: claves para estar mejor

FORMACIÓN PARA CUIDADORES, FORMACIÓN PARA PROFESIONALES, Profesionales hablan, programas 2 Comentarios

fisioterapia para enfermos de alzheimer

La fisioterapia para enfermos de Alzheimer y otras demencias se ha convertido en una de las herramientas clave en los tratamientos de este tipo de pacientes. Sus resultados más visibles son a nivel físico, pues contribuye a preservar su autonomía personal y su autoestima. Pero además la fisioterapia para enfermos de Alzheimer proporciona muchos otros beneficios. Su papel ya es imprescindible en un abordaje integral del tratamiento de estas enfermedades. En este artículo te explicamos por qué.

Importancia de la fisioterapia para enfermos de Alzheimer y otras demencias

La enfermedad de Alzheimer (EA) y todas las demencias en general constituyen una de las principales causas de discapacidad y dependencia entre las personas mayores. Generalmente de naturaleza crónica o progresiva, se caracterizan por el deterioro de la función cognitiva más allá de lo que podría considerarse una consecuencia del envejecimiento normal. Afectan a la memoria, el pensamiento, la orientación, la comprensión, el cálculo, la capacidad de aprendizaje, el lenguaje y el juicio. Dicho deterioro, en multitud de casos, suele ir acompañado de alteraciones en el sistema músculo-esquelético, que contribuyen a disminuir de forma considerable la autonomía de los pacientes afectados. Además, conducen a complicaciones asociadas como el aumento del riesgo a sufrir fracturas por caídas. Dentro de tales alteraciones, las más comunes suelen ser cambios en el tono muscular, en la postura y en la marcha, rigidez articular y disminución de la flexibilidad muscular, lentitud y falta de coordinación de movimientos, además de dolor y deformidad en las articulaciones. La fisioterapia para enfermos de Alzheimer y otras demencias es una herramienta indispensable para combatir este deterioro, manteniendo la autonomía del paciente en la medida de sus posibilidades.

Objetivos de la fisioterapia para enfermos de Alzheimer y otras demencias

El plan de prevención e intervención fisioterapéutica conlleva una evaluación continua de las capacidades físicas de los pacientes mediante una serie de tests y pruebas físicas que se llevarán a cabo tanto en la valoración inicial al abordaje terapéutico como durante las distintas fases de la enfermedad, para así poder marcarnos unos objetivos y desarrollar un programa de actuación desde el ámbito de la fisioterapia.

A modo general, podemos destacar los siguientes objetivos:

  • Conservar las aptitudes motrices
  • Estimular la memoria a través del movimiento
  • Promover el trabajo en equipo y la sociabilidad a través de la actividad física
  • Mejorar la autoestima a través del ejercicio físico
  • Mejorar o mantener la propiocepción y la lateralidad cruzada
  • Mejorar o mantener la coordinación óculo-manual
  • Mejorar o mantener la motricidad fina. Mantener o mejorar el equilibrio en sedestación y bipedestación (mantenerse en posición sentada o de pie)
  • Mantener o mejorar el patrón general de la marcha. Reducir el riesgo a sufrir caídas.

Programas y tratamientos para Alzheimer y demencias que incluyen Fisioterapia

En CITEA Sevilla incluimos planes de prevención e intervención fisioterapéutica en nuestros programas de tratamiento y asistencia a personas con Alzheimer y otras demencias, como son:

  • Programa de rehabilitación fisioterápica tiene lugar en en nuestro centro
  • Programa de rehabilitación fisioterápica en el domicilio: para aquellos que no pueden acudir al centro o no desean hacerlo
  • Fisioterapia en centro de día CITEA, unidad de día especializada: En nuestro Centro de día especializado en demencias

Si quieres más información sobre la fisioterapia para enfermos de Alzheimer y otras demencias, no dudes en consultarnos por correo electrónico en info@citeasevilla.es o llamando al teléfono: 954 45 78 86. También puedes plantear tus dudas a través de nuestra página de Facebook. Estaremos encantados de atenderte.

Francisco Rodríguez Chacón
Fisioterapeuta en CITEA


La inmovilidad en enfermos de Alzheimer: riesgos y consejos

FORMACIÓN ALZHEIMER, FORMACIÓN PARA CUIDADORES, Profesionales hablan Deje un comentario  

inmovilidad enfermos alzheimer

La inmovilidad en enfermos de Alzheimer es al mismo tiempo una consecuencia de la enfermedad y el origen de diferentes problemas colaterales, que surgen a medida que se prolonga la estancia en la silla o en la cama. La inmovilidad, que surge a raíz de la debilidad muscular, la pérdida de coordinación y las alteraciones en el equilibrio, puede a su vez provocar problemas que afectan a la calidad de vida diaria del paciente. En este artículo explicamos cuáles son los principales riesgos de la inmovilidad en enfermos de Alzheimer y cómo pueden evitarse.

Inmovilidad en enfermos de Alzheimer

Dentro de la problemática general que nos encontramos en el paciente con enfermedad de Alzheimer (EA) y otras demencias en fase avanzada es la inmovilidad que éste sufre debido a la sintomatología que suele aparecer (debilidad muscular, alteraciones del equilibrio en sedestación y bipedestación, falta de coordinación de movimientos, etc.).

Dicha inmovilidad puede conducir a la aparición de una serie de complicaciones colaterales, tanto para el enfermo como para el propio cuidador, llegando no sólo a afectar a su cuidado diario, sino que incluso puede poner en riesgo la salud de ambos. Es por ello que se hace indispensable la puesta en marcha de una serie de medidas de actuación que prevengan dichas complicaciones.

Úlceras por presión

Entre los inconvenientes más graves derivados de la inmovilidad en enfermos de Alzheimer y otros inmovilizados en general nos encontramos las úlceras por presión (UPP). Estas lesiones son zonas localizadas de necrosis que aparecen cuando el tejido está comprimido de forma continuada y/o repetida entre dos planos (prominencias óseas y superficie externa) y que pueden dar lugar a un empeoramiento general del paciente.

Las zonas más frecuentes de aparición de UPP dependen de la posición en la que el paciente permanece durante excesivo tiempo:

  • Decúbito supino: talones, región sacra, zona escapular y cara posterior de hombro y codo.
  • Decúbito lateral: maléolo peroneo, cara externa de rodilla, cadera codo y hombro, así como en la región lateral de la cara.

Por ello que se hace indispensable desarrollar de forma minuciosa un plan específico de cambios posturales al paciente, tanto en sedestación (si es posible) como en el decúbito, combinando la posición supina con la lateral de forma pautada. Asimismo, se aconseja mantener muy bien hidratada la piel.

Rigidez articular

La inmovilidad en enfermos de Alzheimer provoca, por otro lado, la acinesia prolongada, que trae consigo la aparición de rigideces articulares y dolores musculares. Estos se pueden evitar con un correcto programa de intervención física por parte de un fisioterapeuta, que consiste en realizar diariamente movilizaciones articulares y estiramientos de las cadenas musculares, al mismo tiempo que se intenta activar la movilidad activa del paciente.

Otras complicaciones

Por último, es importante comentar que la falta de movilidad en este tipo de pacientes podría originar el desarrollo de insuficiencia respiratoria y/o cardíaca, con lo que se debe acompañar al tratamiento postural y de movilización un adecuado tratamiento de fisioterapia cardíaca y respiratoria que permita drenar las posibles secreciones del árbol traqueo-bronquial (drenaje postural, técnicas de espiración forzada, terapia manual diafragmática).

Francisco Rodríguez Chacón
Fisioterapeuta en CITEA


Fisioterapia para demencias

Profesionales hablan 1 Comentario

PAT_rehab_fisioterapia

«Los profesionales hablan»: ¿Por qué es necesario el tratamiento de fisioterapia para demencias? Nos cuenta Francisco Rodríguez Chacón, fisioterapeuta en CITEA:

En general, desde la intervención fisioterapéutica se busca mejorar la calidad de vida de las personas con demencia y fomentar su independencia, tratando de mantener y/o mejorar diversos elementos primordiales para su autonomía física, tales como:

  • La movilidad de las articulaciones.
  • El tono de los músculos del tronco, de los miembros superiores y de los miembros inferiores.
  • La concepción del propio cuerpo y la propiocepción.
  • Las reacciones posturales.
  • Los equilibrios estático y dinámico para prevenir caídas.
  • La coordinación óculo­motora.
  • La motricidad fina.
  • La marcha.

 

En función de los objetivos que se deseen alcanzar, el conjunto de actuaciones terapéuticas se desarrollarán en grupo y de forma individual.

Las sesiones grupales consisten en la realización de una serie de ejercicios de entrenamiento físico que, además de las metas generales anteriormente mencionadas, buscan alcanzar otros fines destinados a la mejora de la capacidad motriz e imprescindibles para ralentizar el avance de la enfermedad:

  • Estimular la memoria a través del movimiento.
  • Promover el trabajo en equipo y la sociabilidad a través de la actividad física.
  • Mejorar la autoestima a través del ejercicio físico.
  • Prevenir la inmovilidad.
  • Promocionar la salud.

 

Al mismo tiempo, las personas que padecen demencia pueden requerir de un tratamiento adicional de fisioterapia específica que aborde aquellos elementos psicomotores que necesitan ser reforzados de forma individual y que permitan al paciente realizar sus actividades cotidianas de la vida diaria de la forma más independiente posible según la fase de la enfermedad en que se encuentre. Esta modalidad de tratamiento se centrará en la reeducación de la marcha y de las transferencias a sedestación o bipedestación (y vicerversa), en el estímulo del equilibrio ante factores de intestabilidad o en la mejora de las aptitudes motrices particulares del paciente.

Por último, cabe resaltar la importancia de un adecuado tratamiento individualizado en las fases más avanzadas de la enfermedad, destinado fundamentalmente a evitar las consecuencias negativas de la inmovilidad (úlceras por presión, rigidez articular, insuficiencia respiratoria, dolor,…) mediante masoterapia, ejercicios respiratorios, movilizaciones pasivas articulares y tratamiento postural.

Por tanto, la fisioterapia para demencias constituye una pieza clave en la intervención integral, contribuyendo a retrasar la progresión de su deterioro cognitivo. Así pues, es fundamental que la terapia física, tanto individual como grupal, se ubique desde el inicio del proceso dentro del abordaje multidisciplinar, sin postergarla únicamente a los estadios finales de la enfermedad.

Para consultar sobre los programas de fisioterapia para demencias en CITEA:

Programa de rehabilitación fisioterápica en el centro
Programa de rehabilitación fisioterápica en el domicilio


Grupo de ayuda mutua de CITEA para cuidadores, retoma sus encuentros

FORMACIÓN PARA CUIDADORES 2 Comentarios

grupo cuidadores

El grupo de ayuda mutua es un espacio donde poder compartir las preocupaciones, donde poder resolver las dudas, donde poder mostrar lo que se siente sin temor, para disminuir con todo ello nuestra sobrecarga natural.

La dureza del cuidado, las dificultades para comprender lo que le sucede al familiar afectado, mezclado con los propios sentimientos a veces incomprensibles y contradictorios hace una mezcla en muchísimas ocasiones difícil de sostener, y por ello se reúne el grupo de ayuda mutua de CITEA, para poder sostener emocionalmente la situación lo mejor posible, estando acompañado.

El grupo de ayuda mutua de CITEA para cuidadores retoma sus encuentros los lunes a las 18.30, para hacerlo quincenalmente, comenzando el 14 de octubre de 2019 y hasta el 1 de Junio de 2020.

Cada cuidador puede participar sin compromiso de asistencia y la dinámica del trabajo se irá definiendo a medida que el grupo se reúna y decida qué espera o qué necesita recibir del propio grupo.

Para poder participar del grupo de cuidadores el requisito indispensable es ser cuidador de una persona que padezca Alzheimer o alguna otra demencia, senil, vascular, frontotemporal, lewy…

La asistencia es abierta pero con limitación de aforo, necesitando una inscripción previa.

María José Sumariva será la psicóloga / neuropsicóloga que acompañará en el proceso terapéutico del grupo, encargada también de las terapias familiares de grupo.

Solicitar asistencia al grupo de cuidadores
Política de privacidad

Programas PAT


Vacaciones para personas con demencia

Centro médico, FORMACIÓN ALZHEIMER, Profesionales hablan Deje un comentario  

vacaciones

CONSEJOS Y CONSIDERACIONES A LA HORA DE IR DE VACACIONES PARA PERSONAS CON DEMENCIA

Con la llegada del verano y de las altas temperaturas, son muchas las personas que tratan de desconectar de su día a día aprovechando el periodo de vacaciones. En el caso de las personas cuidadoras principales de personas con demencia, las vacaciones también son fundamentales, ya que durante éstas se puede disponer de un espacio de descanso que permite realizar actividades de agrado y que no pueden realizarse durante el resto del año. No obstante, a la hora de planificar unas vacaciones para personas con demencia, se debe tener en consideración algunos aspectos, como la duración del viaje y de la estancia, las expectativas de viaje, el lugar al que ir, la documentación a llevar, la seguridad, el número de actividades a hacer, etc.

¿QUÉ DOCUMENTACIÓN DEBO LLEVAR AL IR DE VACACIONES?

La tarjeta sanitaria, el informe médico más actualizado, una lista de la medicación que toma con sus dosis y las recetas son aspectos imprescindibles a la hora de planificar unas vacaciones. Además, se debe tener en consideración la posibilidad de que ocurra alguna emergencia, por lo que sería conveniente tener un documento dirigido a los médicos de urgencia con la información más importante junto una lista de teléfonos de contacto a los que llamar por si se diera tal emergencia.

Por otro lado, si se dispone de seguro médico privado, se deben anotar los teléfonos de contacto pertinentes. Por último, no hay que olvidar ciertos objetos identificativos como brazaletes o tarjetas de identificación con fotografía y/o nombre de la persona.

EL VIAJE, ¿DÓNDE IR Y QUÉ MEDIO DE TRANSPORTE UTILIZAR?

A la hora de planificar unas vacaciones para personas con demencia, hay que tener en cuenta que la rutina de la persona afectada debe mantenerse lo máximo posible. Al salir de casa cambiamos de ambiente, y esto último puede desorientar a la persona con demencia, por lo que pueden aparecer síntomas de confusión y angustia. De este modo se ha de mantener elementos familiares de referencia u objetos cotidianos significativos que reconozca la persona, como cojines, pañuelos, colchas, etc.

En cuanto al medio de transporte a utilizar, es recomendable utilizar aquel que la persona con demencia soliera emplear antes de padecer la enfermedad. Además, se aconseja que la duración del viaje no exceda las 4 horas, y que en caso de que se superara ese tiempo, ir acompañado por otra persona más.

Si el medio de transporte utilizado es el coche, se debe tener en cuenta que la persona con demencia puede cambiar de opinión y decidir volver a casa durante el trayecto. Es importante estar preparados y ser flexibles, ya que hay que adaptarse a sus deseos y nunca forzarle. En el caso de que cambie de opinión durante el viaje, se puede optar por esperar algo de tiempo por si la persona con demencia volviera a cambiar de idea. Igualmente hay que estar atentos a los cierres de seguridad del coche por si intenta abrir alguna puerta. En el caso de que nos acompañe otra persona, es recomendable que el familiar con demencia se sitúe en el asiento trasero acompañado por ese segundo acompañante. Por último, se aconseja parar de conducir en el caso en el que se muestre muy agitado.

DURANTE EL VIAJE ¿QUÉ ACTIVIDADES Y CONSIDERACIONES DEBO TENER EN CUENTA?

Hay tres aspectos fundamentales que hay que tener presente la hora de irnos de vacaciones con una persona con demencia: tener una buena planificación, ser flexibles y mantener las rutinas.
En primer lugar, es recomendable llevar a cabo un itinerario o planning de aquellas actividades que van a realizarse a lo largo de las vacaciones, siempre respetando las horas o rutinas de nuestro familiar.

Por otro lado, hay que tener en consideración que la persona con demencia puede cambiar de opinión. Por ejemplo, puede ocurrir que estemos haciendo una actividad y que nuestro familiar decida ir a casa o no estar allí. Recordemos que no es aconsejable forzar a la persona con demencia a hacer algo que no quiere, por lo que lo ideal sería llevar programado algunas alternativas en el caso en el que se requiera.

Por último, a la hora de mantener las rutinas, se ha de considerar que la persona con demencia debe mantener, en la medida de lo posible, los horarios de desayuno, comida, merienda y cena; los horarios de ducha, de ir a la cama, etc. Estas rutinas también implican los lugares donde habitualmente realiza estas actividades. Es decir, si el familiar habitúa comer en la cocina, lo ideal sería que se siguiera esta rutina en el lugar de vacaciones en el que nos vamos a instalar.

¿QUÉ MEDIDAS DE SEGURIDAD DEBO CONSIDERAR?

Además de llevar la documentación pertinente e informes médicos mencionados anteriormente, se deben valorar otros dos aspectos. El primero de ellos es el de preparar e informar al familiar con demencia que vamos a realizar un viaje. En los casos en los que sea posible, se puede optar por pedirle que ayude a preparar alguna maleta o macuto.

Por otro lado, nunca deje a su familiar sólo. En caso de que participe en alguna excursión o actividad junto con otras personas, puede ser que necesite la ayuda ocasional de algún compañero/a. Es importante que aquella persona a la que le podamos pedir ayuda conozca los efectos de la enfermedad de Alzheimer o de la demencia que afecta a la persona con demencia, ya que es más probable que entienda como reaccionar ante una situación difícil.

EXPECTATIVAS DE VIAJE

Para los cuidadores de personas con demencia es imprescindible encontrar en las vacaciones un equilibrio entre el descanso y el cuidado, siempre desde un punto de vista realista, ya que hay actividades o lugares que ya no puede realizar junto a su familiar con demencia. Si viaja acompañado/a de otro cuidador/a, puede pedirle que se haga cargo de la persona afectada mientras usted intenta desconectar. Por último, trate de tener un hueco para realizar aquellas actividades que le gusta hacer en vacaciones, como ir a pasear por la playa, tomar un helado mientras lee, etc.

CONCLUSIONES

Por tanto, es esencial que los cuidadores principales disfruten de sus vacaciones, siempre desde un punto de vista realista y consciente de las limitaciones que puede haber a la hora de planificar y llevar a cabo unas vacaciones junto con una persona con demencia.
Ir de vacaciones a un lugar tranquilo, acompañado de otra persona cuidadora, respetando las rutinas del familiar afectado, y tratando de disfrutar de los momentos libres, harán que consiga alcanzar ese equilibrio que hay entre la desconexión y el cuidado de la persona con demencia.

Por Daniel Ramírez, neuropsicólogo


Algunas consideraciones sobre el pie diabético para evitar lesiones

FORMACIÓN ALZHEIMER, Profesionales hablan Deje un comentario  

pies

El pie diabético es una afección que sufren los pacientes que presentan diabetes, con el tiempo la diabetes puede producir daños en los vasos y nervios con repercusiones negativas en el pie. La lesión de los nervios provoca pérdida de sensibilidad táctil, dolorosa y a la presión alterando la defensa del pie (el dolor) ante cualquier traumatismo y provocando graves complicaciones.

La experiencia sugiere que los diabéticos, debido a la insuficiencia vascular y a la neuropatía, presentan un riesgo mayor de aparición de lesiones en el pie y una vez que la infección se ha establecido, presenta una mayor gravedad y refractariedad (resistencia) al tratamiento.

Revísese los pies todos los días. Inspeccione arriba, a los lados, las plantas de los pies, los talones y entre los dedos. Busque:

• Piel seca y cuarteada(agrietada)
• Ampollas o úlceras
• Hematomas o cortaduras
• Enrojecimiento, calor o sensibilidad
• Puntos firmes o duros

Si no puede ver bien, utilice un espejo o solicítele a alguien que le revise los pies.
No intente tratar estos problemas usted mismo. Incluso las heridas o ampollas pequeñas pueden convertirse en problemas graves, pudiendo llegara a la amputación, si se desarrolla infección o no sanan. Las ulceras en los pies son causa común de hospitalización para las personas con diabetes.

Recomendaciones para evitar lesiones:

• Es importante observar diariamente los pies, inspeccionar el estado de la piel, las uñas, observar si existen pequeñas rozaduras, enrojecimientos etc.

• Se debe de mantener una buena higiene de los pies lavándolos a diario con agua tibia y jabón suave(neutro). Los jabones fuertes pueden dañar la piel. Posteriormente el secado debe de ser minucioso sobre todo en los espacios interdigitales.

• Se debe de mantener los pies hidratados, sin humedad ni callosidades. Use loción, vaselina, lanolina o aceite sobre la piel seca. NO se ponga loción, aceite ni crema entre los dedos de los pies.

• Para el cuidado de las uñas se deben de usar limas, en ningún momento usar tijeras de punta afilada o cortaúñas, y en caso de ser necesario cortarlas, remójese los pies en agua tibia para ablandar la uña antes de recortarla y corte la uña en forma recta, debido a que las uñas curvas tienen mayor probabilidad de resultar encarnadas y verifique que el borde de cada uña no ejerza presión dentro de la piel del siguiente dedo.

• La mayoría de las personas con diabetes deben hacerse tratar los callos o callosidades por un podólogo. Si el médico le ha dado permiso para que usted mismo se los trate:

Utilice una piedra pómez suavemente para eliminar dichos callos y callosidades después de una ducha o baño, cuando la piel está suave.
No utilice almohadillas medicadas ni trate de rasurarlos o cortarlos en casa.
No camine descalzo, sobre todo en el pavimento caliente o en las playas de arenas calientes

• En caso de estrenar calzado debemos de hacer una adaptación lenta en los primeros días, no usándolos durante todo el día. Póngaselos una o dos horas al día durante la primera o segunda semana. Revise diariamente el interior del calzado con la mano para detectar cualquier cosa que pase inadvertida y pueda ocasionarnos una rozadura.

• Use zapatos que sean cómodos y que ajusten bien cuando los compre. Nunca compre zapatos que sean estrechos, con la esperanza de que se vayan a estirar a medida que los use. Es posible que no sienta la presión de zapatos que no le calcen bien y pueden producirle ampollas y úlceras cuando el pie presiona contra el zapato. Pregúntele al médico acerca de zapatos especiales que puedan proporcionarles más espacio a los pies.

Cámbiese los zapatos ablandados después de 5 horas durante el día para modificar los puntos de presión en los pies y no use sandalias tipo chanclas ni pantimedias con costuras. Ambas pueden causar puntos de presión, es recomendable usar zapatos de piel o deportivos amplios, pero a la vez sujetos con cordones o velcro.

• Respecto a los calcetines deben de ser de fibras naturales (algodón, hilo o lana) y de colores claros para la detección precoz de heridas. Use calcetines limpios y secos o pantimedias sin elásticos ni costuras todos los días. Le ayudarán a proteger los pies. Los agujeros en los calcetines o las pantimedias pueden ejercer presión dañina en sus pies. En clima frío, es posible que usted quiera ponerse calcetines especiales con relleno extra, que apartan la humedad de los pies y los mantendrán más secos y no se quede afuera en el frío por mucho tiempo. Utilice calcetines limpios y secos para acostarse si tiene los pies fríos.

Acuda regularmente al podólogo y a su medico y/o enfermero de referencia de atención primaria si usted tiene alguno de los siguientes cambios en cualquier parte del pie:

Enrojecimiento, hinchazón o aumento del calor
Llagas o hendiduras
Hormigueo o sensación de ardor
Dolor

Puede también consultar lo que necesite a nuestra Área de Enfermería

Juan Luis García Lázaro. Enfermero en CITEA

Puedes consultar otras entradas de enfermería:

Úlceras por presión: qué son y cómo prevenirlas
La higiene en el paciente con demencia
El trabajo del auxiliar de enfermería
Consejos contra el calor


¿Es lo mismo Alzheimer que demencia?

FORMACIÓN ALZHEIMER, Profesionales hablan Deje un comentario  
tipos de demencia

Hay cuatro tipos de demencia principales, incluyendo Alzheimer

D. Francisco Villalobos nos cuenta si es lo mismo el Alzheimer que la demencia ante la duda de algunos familiares en Aula Pregunta-Respondemos, neurólogo en CITEA.

Nos encontramos a menudo con la frase: «Mi familiar tiene demencia pero no es Alzheimer»

Se puede tener un demencia diferente a la demencia de Alzheimer. El término demencia se refiere a un proceso orgánico cerebral de tipo degenerativo y progresivo en la que se pierden funciones superiores cognitivas. La Enfermedad de Alzheimer no es la única enfermedad que cursa con demencia aunque es la que tiene mayor incidencia y prevalencia.

  • Demencia por Enfermedad de Alzheimer
  • Demencia por cuerpos de Lewy
  • demencia frontotemporal
  • demencia frontal
  • demencia por hidrocefalia de presión normal
  • demencia vascular
  • demencia mixta: vascular y Alzheimer
  • complejo demencia Parkinson
  • demencia alcohólica
  • Demencia por Corea de Huntington

 

Cada enfermedad tiene un diferente cuadro clínico y una historia natural diferente asi como tratamientos diferentes. El Neurólogo diagnosticara estos diferentes cuadros clínicos y indicara los, mejores tratamientos farmacológicos. Asi mismo en el centro CITEA y en estrecha colaboración del equipo multidisciplinar se realizaran tratamientos para entrenar la mente en estos enfermos, evaluados con test cognitivos por el equipo de neuropsicología y se harán revisiones periódicas para ver evoluciones por todos los diferentes profesionales.

Otra de las frases que encontramos es «mi familiar tiene demencia senil pero no es Alzheimer»

Antiguamente cuando un enfermo desarrollaba una demencia se le llamaba demencia senil porque era frecuente diagnosticarla en etapas seniles. Hoy día desde hace años la demencia senil se le llama demencia de Alzheimer aunque hay que distinguirla finamente del resto de las demencias arriba enumeradas. Por tanto demencia senil es un termino que ya no se emplea en Neurología actual, el Alzheimer puede aparecer en etapas preseniles y no solo seniles. Y si tiene demencia en cualquier edad se tipifica el diagnostico exacto de demencia.

Dr Villalobos Chaves, neurólogo en CITEA


¿Qué fármacos se deben tomar para el Alzheimer?

FORMACIÓN ALZHEIMER, Profesionales hablan Deje un comentario  

farmaco alzheimer

Aula Pregunta-Respondemos, responde Dr Francisco Villalobos, neurólogo en CITEA.

En primer lugar, una vez diagnosticado el tipo de demencia que sufre el paciente y si hay trastornos conductuales o psiquiátricos, procederemos al mejor tratamiento del que disponemos. Comento sobre qué fármacos se deben tomar para el Alzheimer.

La demencia mas frecuente y prevalente es la demencia tipo Alzheimer, EA, que no conociéndose su causa, no disponemos de un tratamiento específico en la actualidad. No obstante hay fármacos modificadores de la enfermedad que solo pretenden retrasar el curso de la enfermedad.

Normalmente cuando aparecen los primeros síntomas de la demencia, el paciente ya lleva años con trastornos funcionales cerebrales, con depósitos de proteína amiloide.

  • En los estados iniciales, leves: se suele prescribir Donepezilo cuando solo hay déficit de memoria.
  • En estadios moderados: se suele tratar con Rivastigmina bien en parches o en comprimidos
  • En estados avanzados: está aprobado Memantina.

 

No obstante, a parte del tratamiento farmacológico, en todos los casos iniciales leves y moderados, se debe ejercitar la mente con ejercicios específicos de tratamiento cognitivo, para preservar la reserva cognitiva del paciente.

En la EA y otras demencias como la de cuerpos de Lewy, demencia frontotemporal, puede aparecer psicosis en el curso de la enfermedad y se tratan con neurolépticos principalmente de síntesis, como Quetiapina o Risperidona a bajas dosis.

Al comienzo o antes de establecerse el diagnostico de demencia, suele aparecer depresión como síntoma inicial o confundirse la depresión con demencia (aunque hay lo contrario, pacientes con severa depresión que no tienen demencia sino fallos en funciones ejecutivas y confundirse con demencia).

Hay que evitar iatrogenia con exceso de fármacos en estos pacientes con multiples patologías, por ejemplo, evitar antidepresivos y antiparkinsonianos por riesgo de síndrome serotoninérgico. Si la demencia es moderada y /o avanzada retirar antidepresivos pues su enfermedad es degenerativa, no depresión.

La neurología será la especialidad encargada de elegir los mejores fármacos, momentos oportunos para los mismos y evitar efectos adverso y yatrogenias.

Dr Villalobos, neurólogo en CITEA


Gerontogimnasia suave para personas con demencia moderada

fisioterapia, FORMACIÓN ALZHEIMER, Profesionales hablan Deje un comentario  

2011-11-17_11-41-07_742

Gerontogimnasia suave como eje central del tratamiento de fisioterapia diario realizado en CITEA por Carmen Fernández.

Carmen Fernández, fisioterapeuta, explica uno de los enfoques que se trabajan en CITEA, una parte del tratamiento de fisioterapia en pequeño grupo para los pacientes con afectación por demencia moderada, gerontosimnasia suave.

Los tratamientos desde fisioterapia realizados para personas con Alzheimer u otra demencia en CITEA, tienen en cuenta la fase en la que se encuentra la enfermedad para cada uno de los pacientes, de manera que dividimos por grupos según las condiciones, para abordar la siguiente serie de ejercicios:

CABEZA/CUELLO:

-El movimiento de sí, hacemos hincapié en mirar hacia abajo para que estire bien la zona cervical (FLEXIÓN)
-El movimiento del no, miramos hacia un lado y hacia otro (ROTACIÓN)
-Llevamos la oreja hacía el hombro (LATEROFLEXION)

HOMBROS/MIEMBROS SUPERIORES:

-Subiendo los hombros dirección hacia orejas
-Círculos hacia delante y hacia atrás con los hombros (ANTEPULSIÓN-RETROPULSIÓN)
-Subir, bajar ,separar brazos(alternando y luego a la vez)
-Hacer el gesto de nadar
-Trabajar los codos, (manos hacia el hombro)
-Entrecruzar brazos
-Palmadas (hacer tortilla)
-Mover muñecas (círculos, flexión dorsal y palmar)
-Mover dedos, pulgar hacia resto de dedos(oposición)
-Rotación de hombros (peinarse y rascarse espalda)

TRONCO:

-Estando sentados, nos tocamos los pies
-Nos tocamos tobillos (latero flexión)

MIEMBROS INFERIORES:

-Subir una pierna y luego otra, ir alternando
-Dar patadas, alternando y a veces juntas
-Mantener en extensión una pierna y hacer círculos con los tobillos hacia un lado y otro
-Juntar y separar piernas a nivel rodillas
-Máquina de coser

*Para algunos grupos, ejercicios en bipedestación
-Nos ponemos de pie, agarrados al respaldo de la silla
-Trabajamos las piernas, levantamos primero una y luego otra
-Despegamos a un lado y otro
-Hacemos sentadillas
-Ejercicios de puntillas y talones

*Antes y después de esta serie de ejercicios se trabaja con pelota de diferentes maneras

Estos ejercicios puedes ser realizados con lentitud y control para no forzar la capacidad de cada uno

Saber sobre la necesidad y el trabajo de estimulación física en grupo


Campaña para el diagnóstico de las funciones mentales 2019

DIAGNÓSTICO Deje un comentario  

campana diagnóstico 19

La importancia de diagnosticar las pérdidas leves de memoria para prevenir la demencia futura. Campaña gratuita 2019.

Los primeros síntomas muy leves de pérdida de memoria o desorientación están suponiendo una alteración cerebral, aunque el cerebro esté sano en su casi total amplitud. Es importante de su atención en este momento, diferenciando estos signos para observar si pertenecen al envejecimiento normal o pertenecen a un estado conocido por DCL: deterioro cognitivo leve, el cual se diferencia tanto del envejecimiento normal como de la demencia. Siendo un estado intermedio, pude derivar o no en esta. Realizando un tratamiento preventivo en esta fase, un porcentaje de pacientes evita la aparición de la enfermedad. De modo que detectarlo y tratarlo en este momento es de vital importancia para prevenir la demencia. El tratamiento realizado es cognitivo.

Para la detección precoz de los síntomas leves de memoria realizaremos la campaña anual para el diagnóstico de las funciones mentales.

    Los criterios que se deben cumplir para participar en la campaña para prevenir la demencia son los siguientes:

  • Solicitarlo antes del 11 de enero de 2019
  • Tener más de 50 años
  • Percibir signos leves de memoria
  • No tener diagnosticada demencia
  • Cumplimentar un cuestionario breve de preguntas sobre sus pérdidas leves de memoria que cumpla criterios cognitivos para la evaluación
  • Recoger el informe pasada una semana de forma presencial

 

El informe recoge el estado exacto, medido y baremado de cada función mental superior, diferentes tipos de memoria, orientación, praxias, lenguaje, función ejecutiva, etc y una recomendación específica de lo que se considera oportuno que realice o no en función de sus resultados.

Se ha dispuesto la realización de 10 evaluaciones, por orden de llegada para personas que cumplan los criterios. Sólo se realizará una evaluación por familia, debiendo aportar dni en el momento de la cita.

Una vez se hayan inscrito en la campaña para prevenir la demencia 2019, recibirán el cuestionario que deberán devolver cumplimentado y tras ello se les responderá.

Solicita participar en la campaña de diagnóstico gratuito 2019
Política de privacidad

Se pueden consultar los PROGRAMAS DE DIAGNÓSTICO de CITEA

Para recibir las noticias de CITEA en el correo se puede inscribir AQUÍ


1 2 3 4 5 6 7 8 9   Next »

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies