Blog CITEA Alzheimer

Terapia ocupacional para la demencia

FORMACIÓN ALZHEIMER, Profesionales hablan Deje un comentario  

atención personalizada

En la sección “Los profesionales hablan”, Mónica Guzmán Palomares, terapeuta ocupacional en CITEA nos cuenta sobre los beneficios de la Terapia Ocupacional para la demencia, como terapia no farmacológica.

Las terapias no farmacológicas contribuyen a la mejora de los cuidados de las personas con demencia, ya que uno de los objetivos principales de este tipo de terapias, entre ellas la Terapia Ocupacional para la demencia, es el de retrasar la evolución natural de la enfermedad y minimizar el esfuerzo del cuidador.

Como principales objetivos de la Terapia Ocupacional en el tratamiento de las personas con demencia destacan la estimulación de las capacidades cognitivas, mejorar el rendimiento funcional, mejorar el estado de salud general y reducir el impacto de la enfermedad en el funcionamiento diario.

Para ello, el Terapeuta Ocupacional usa actividades con propósito como principal herramienta de trabajo. Centra su foco de atención en la ocupación de la persona, entendiendo ésta como las actividades que todos realizamos diariamente y atribuimos un significado.

La realización de actividades terapéuticas con los enfermos, es uno de los tratamientos más eficaces para conseguir los objetivos antes mencionados, puesto que mediante determinadas actividades se estimula cognitiva y funcionalmente, consiguiendo beneficios importantes en el retraso de la enfermedad además de ser un recurso importante para el descanso del cuidador.

A través de la intervención funcional y multisensorial como método de tratamiento, las personas con demencia obtienen una serie de beneficios a nivel funcional, cognitivo, social, y afectivo-conductual.

  • A nivel funcional, se estimulan aquellas capacidades aún conservadas para realizar de manera autónoma las actividades de la vida diaria, mejorando así su calidad de vida y la de su cuidador.
  • En el aspecto cognitivo, se estimulan las funciones cognitivas que se van deteriorando y aquellas que aún conserva, de tal modo que todo ello favorezca posteriormente su participación en las actividades de la vida diaria.
  • Respecto a los beneficios afectivos-conductuales destacan la mejora de la desorientación y confusión, influencia sobre las alteraciones conductuales y mejora de la autoestima y estado de ánimo general.
  • A nivel social, se observa cómo a través de este tipo de terapia se favorece las relaciones interpersonales, aspecto que repercute positivamente en la calidad de vida del usuario.

En la intervención multisensorial, se realizan actividades encaminadas a estimular las destrezas sensoriales y perceptuales recibiendo estímulos a través de todos los sentidos.

La utilización de estímulos como la música, los olores, las imágenes y a través de actividades manipulativas; ayuda a las personas con demencia no sólo a relacionarse e interactuar con los demás, sino que también incide sobre estados de agitación, promoviendo la relajación y la calma.

En definitiva, son múltiples los beneficios que se pueden obtener a través de la Terapia Ocupacional para la demencia como tratamiento no farmacológico para estos síndromes.

logo_cabecera

Si tienes alguna cuestión sobre alzheimer o demencias puedes plantearla en el AULA PREGUNTA-RESPONDEMOS del blog


Estimulación cognitiva

FORMACIÓN ALZHEIMER, Profesionales hablan 1 Comentario

formacion

En la sección “los profesionales hablan” con Alba Sánchez Moya, colaboradora de CITEA nos cuenta qué es la estimulación cognitiva.

Son muchas las intervenciones no farmacológicas propuestas para el tratamiento delas personas con demencia y para sus cuidadores.

La estimulación cognitiva es la disciplina más utilizada en el tratamiento no farmacológico en la Enfermedad de Alzheimer y otras demencias. Se fundamenta en los principios de neuropsicología, y se entiende como el conjunto de técnicas y estrategias que tratan de activar, entrenar y estimular las distintas capacidades y funciones cognitivas superiores (percepción, atención, memoria, lenguaje, razonamiento, abstracción, orientación y praxias), mediante una serie de situaciones y actividades concretas. Se trabaja sobre las capacidades conservadas para evitar la frustración del enfermo. (CRE Alzheimer, 2015).

A la hora de aplicar estimulación cognitiva se debe tener en cuenta que:

  • Deben aplicarse desde el inicio de la enfermedad, ya que es cuando se muestra un mayor beneficio, al trabajar sobre un funcionamiento cerebral menos dañado en comparación a las fases más avanzadas.
  • Las estrategias que han demostrado mayor eficacia en el abordaje de la demencia son la sustitución y la compensación, dirigidas a fomentar las capacidades preservadas y a minimizar la repercusión funcional de los procesos alterados.
  • Se deben seleccionar las técnicas y estrategias más adecuadas en cada caso, dependiendo del tipo de demencia y de las características específicas del paciente.
  • Su administración debe ser individual o en grupos reducidos y homogéneos, con el objetivo de proporcionar una intervención lo más individualizada posible.
  • La selección de las tareas a usar debe estar enmarcada en un modelo teórico que lo fundamente.
  • Tanto las necesidades básicas como superiores han de ser satisfechas, teniendo presente que la persona con demencia posee capacidad de pensar, de aprender, de experimentar sensaciones y de sentirse amada y cuidada.

 
A continuación se exponen dos terapias clásicas en el campo de las demencias, que aún hoy en día se llevan a la práctica por su demostrada eficacia: la Terapia de Orientación a la Realidad y la Terapia de Reminiscencias (Arroyo-Anlló, Poveda, y Chamorro, 2012).

 

  • La Terapia de Orientación a la Realidad consiste en un conjunto de técnicas que permiten a la persona tomar conciencia de su situación en el espacio (orientación espacial), en el tiempo (orientación temporal) y respecto a su propia persona (orientación personal). Proporciona una mayor comprensión del entorno, y causa un aumento en la sensación de control y autoestima (CRE Alzheimer, 2015).

     

  • La Terapia de Reminiscencias se entiende como un proceso mental que ocurre de manera natural, en el cual se traen a la conciencia las experiencias pasadas, se estimula a través de ayudas como fotografías, objetos, música, objetos y vídeos del pasado. Su objetivo es trabajar la memoria, dar oportunidades de creatividad e incrementar la socialización de los pacientes a través de la conversación, así como también el aumento de la satisfacción personal, la autoestima, el bienestar y la satisfacción por la vida (Doménech-Pou, 2004).

     
    logo_cabecera

    – Arroyo-Anlló, E. Mª.; Poveda, J.P.; Chamorro, J. (2012). Técnias de rehabilitación neuropsicológica en demencias: hacia la ciber-rehabilitación neuropsicológca. Pensamiento Psicológico, 10 (1), 107-127.

    – Doménech-Pou, S. (2004). Aplicación de un programa de estimulación de memoria a enfermos de Alzheimer en fase leve (Tesis Doctoral). Universidad de Barcelona.

    – Imserso, I. (2015). CRE Alzheimer. Centro de Referencia Estatal de Atención a Personas con Enfermedad de Alzheimer y otras Demencias de Salamanca :: Terapia Orientación a la Realidad. Crealzheimer.es. Retrieved 18 October 2015, from http://www.crealzheimer.es/crealzheimer_01/terapias_no_farmacologicas/tor/index.htm


  • La neuropsicología aplicada a la demencia

    FORMACIÓN ALZHEIMER, Profesionales hablan Deje un comentario  

    formacion

    Sección: “Los profesionales hablan”: Alba Sánchez Moya, psicóloga colaboradora de CITEA, analiza el papel de la neuropsicología aplicada a la demencia y nos cuenta:

    El aumento de la incidencia de la Enfermedad de Alzheimer (EA) y otras demencias, así como su impacto sobre la calidad de vida de los pacientes y sus familias hacen que constituya actualmente un importante problema de salud pública.

    Ante la ausencia hasta el momento de un tratamiento farmacológico curativo, la intervención debe ser integral y multidisciplinaria.

    En concreto, avances en el área de la neuropsicología y las neurociencias han abierto una puerta de esperanza en la utilización de tratamientos alternativos o no farmacológicos. De los Reyes y sus colaboradores (2012) indican que esto ha surgido debido a que se ha encontrado que:

    • Existe neuroplasticidad en el cerebro anciano, incluso en el demente, aunque en menos intensidad.
    • Las personas con EA en estadios leves y moderados presentan cierta capacidad de
      aprendizaje.

    • Las neuronas tienen capacidad para regenerarse y establecer conexiones nuevas.
    • No todas las funciones cognitivas se afectan de la misma manera en la EA.
    • Una misma función cognitiva puede ser ejecutada por diversos subsistemas cerebrales.
    • Un nivel educativo y/o ocupacional óptimo y un ambiente estimulante ayudan a prevenir y a retrasar la aparición de demencia.
    • Se ha demostrado que el uso de rehabilitación no farmacológica tiene efectos positivos a largo plazo.

     
    Dentro de los tratamientos no farmacológicos, la neuropsicología aplicada a la demencia desempeña un papel fundamental desarrollando programas de intervención neuropsicológica que persiguen dos objetivos:

    Disminuir la progresión del deterioro en el funcionamiento cognitivo y funcional, para que la persona pueda mantener su nivel de autonomía e independencia durante más tiempo, y mantener la función cognitiva durante el mayor tiempo posible, lo que posibilitará al paciente tener una mayor calidad de vida y evitar o disminuir la presencia de problemas comportamentales y emocionales.

    Para ello se aplica la estimulación cognitiva, intervención fundamental para el tratamiento de la demencia y que trataremos en próximas entradas.

    En síntesis, podemos decir que el papel del neuropsicólogo en las demencias adquiere especial relevancia, tanto en el proceso diagnóstico como en la fase de intervención. Sin embargo, se hace necesario seguir trabajando en nuevas alternativas terapéuticas para la EA y otras demencias. Los tratamientos no farmacológicos deben ser recomendados en la práctica clínica para el control evolutivo de la enfermedad.

    logo_cabecera

    – De los Reyes, C.J; Arango, J.C; Rodríguez, M.A; Perea, M.V. & Ladera, V. (2012). Rehabilitación cognitiva en pacientes con Enfermedad de Alzheimer.


    Señales del inicio del alzheimer

    FORMACIÓN ALZHEIMER, Profesionales hablan 2 Comentarios

    PAT_cognitiva_domicilio

    “Los profesionales hablan” ¿Cuáles son las señales que pueden estar indicando el inicio de una demencia? con Ildefonso Gómez-Feria Prieto, médico psiquiatra en CITEA.

    Partimos de la base de que una demencia evoluciona de forma lenta y progresiva y uno de los síntomas iniciales es la pérdida de memoria, pero hay cambios en la memoria que pueden formar parte del envejecimiento normal y aquí estriba una de los desafíos mayores en el diagnostico de la demencia en sus fases iniciales. Estas quejas subjetivas de memoria, como hemos dicho, son frecuentes en los ancianos normales y en el 80 % de los casos no tienden a evolucionar a una demencia.

    Los nombres que han recibido estos trastornos subjetivos de la memoria en ancianos, sin acompañarse de otros síntomas han sido diversos: olvido benigno de la senectud; deterioro de la memoria asociado a la edad; olvido de la edad avanzada; deterioro cognitivo asociado al envejecimiento; trastorno cognitivo leve; trastorno neurocognitivo leve; cognitivamente alterado, no demenciado y deterioro cognitivo leve.

    Hemos de tener en cuenta de que la memoria puede presentar dificultades a tres niveles:

    • Codificación. Esta codificación nos permite que la información que nos entra sea preparada para poder ser almacenada. La codificación exige que el individuo esté atento, concentrado y motivado, por tanto los trastornos de la codificación se pueden dar en las personas ansiosas y deprimidas y no necesariamente dementes.
    • Almacenamiento o consolidación. A través de ella la información obtenida pasa a ser almacenada en diferentes tipos de memoria. El almacenamiento o consolidación requiere que una parte del cerebro, llamada hipocampo, se mantenga intacta.
    • Recuperación o evocación. Es el proceso que nos permite encontrar información cuando la necesitamos, es decir recordar. Pues bien, de estos tres procesos es la evocación la más afectada en el deterioro cognitivo asociado al envejecimiento, la falta no está en el archivo sin en la búsqueda de la información en el archivo. El anciano con trastorno de la memoria asociado con la edad puede no recordar en ese momento, pero si se le dan claves o pistas recuerda perfectamente. Esto no ocurre con el paciente con demencia senil en el que está afectado el archivo, el hipocampo y alterado el almacenamiento.

    Una vez hecho este comentario vamos a referirnos los síntomas que nos pueden hacer pensar que nuestro familiar o allegado está desarrollando una demencia y lo vamos a resumir en siete, incluyendo los trastornos de la memoria en ellos.

    Señales del inicio del Alzheimer:

    1. Pérdida de memoria reciente. Es decir la capacidad de recordar los hechos acaecidos unas horas o días antes, por ejemplo: lo que hizo hace unos días, lo que hablaron esta mañana, la película que vio ayer por la noche, lo que le ocurrió hace unos días a un familiar cercano, etc. También pueden presentar dificultades para encontrar el nombre de las personas u cosas. Es frecuente que esta pérdida de memoria se manifieste con frecuentes preguntas sobre hechos ya contestados recientemente o porque pierde cosas en la casa y no puede encontrarlas o sale a comprar al supermercado y se le olvida lo que iba a comprar. El paciente al principio, y en contra de lo que se creía, es consciente de esta pérdida de memoria, pero esta consciencia sobre la pérdida de memoria se va perdiendo conforme avanza la enfermedad y con el tiempo niega la enfermedad o minimiza su extensión, esto puede traer problemas a la hora de aceptar determinadas limitaciones como el conducir un vehículo.

    2. Dificultades en la realización de las tareas habituales. Por ejemplo dificultades en manejar los aparatos habituales de la casa (teléfono, lavadora, televisión) o con nuevos aparatos o con el coche si conducía. Dificultades en otras actividades habituales como qué ropa ponerse, qué ingredientes echar a la hora de hacer la comida, saber dónde poner una cosa que se ha encontrado descolocada, descuido de la higiene tanto de sí mismo como de la casa en la que habita. Esto se acentúa cuando tiene que adaptarse a nuevas situaciones en las que la rutina diaria se ve alterada, como el hecho de comenzar a vivir en una nueva casa (casa de un hijo o hija), en alguna celebración, durante las vacaciones en otro domicilio. Si está trabajando su rendimiento laboral disminuye. Su conducta social puede no ser la adecuada en determinados casos.

    3. Desorientación. Dificultades con la orientación temporal, por ejemplo problemas para recordar la fecha de su nacimiento y otros acontecimientos familiares importantes, la fecha en la que se vive (hora, día, semana, estación, año). Problemas con la orientación espacial, como por ejemplo dificultades para saber el lugar en que se está en ese momento o pueden salir a pasear solos y luego olvidar como regresar a casa. Esta desorientación espacial puede presentarse de forma más sutil en forma de ligeros cambios en los horarios de la comida o de irse a la cama. Más rara vez, y en fases iniciales puede presentar dificultades relacionados con la orientación sobre su propia persona (conocimiento de su edad, estado civil, número de hijos, nombre de sus hijos, etc.

    4. Trastornos lenguaje. Se pueden manifestar al principio de diferentes formas: dificultad encontrar palabra adecuada; olvidos de lo que se ha dicho unos minutos antes; perdidas del hilo de una conversación y repetir lo que se ha dicho unos minutos antes.

    5. Trastornos de cálculo. Se pueden presentar como problemas en la resolución de cálculos sencillos y ordinarios a la hora de manejar pequeñas cantidades de dinero (cuánto dinero dar, calcular el cambio, etc.) o como errores en el manejo de asuntos financieros más importantes (ingresos bancarios, cobros de pensiones, etc.).

    6. Pérdida de iniciativa, apatía, abulia. La persona suele dejar de interesarse por actividades que antes le eran placenteras (salir con los amigos/as, ir de compras, ver la televisión, leer el periódico, comentar las noticias). Permanece mucho tiempo sentadas en el sillón mirando, pero no viendo la televisión. Comienza por despreocuparse por su salud y/o por la salud de sus familiares. Deja de interesarse por todo lo que ocurre a su alrededor. Se le ve menos activo, menos espontaneo. Podemos hablar en ciertos casos de un achatamiento o vaciamiento emocional.

    7. Cambios en el estado de ánimo. Como ya hemos referido, al principio los pacientes pueden ser conscientes de que tienen problemas de memoria y que pueden estar desarrollando un trastorno demencial, esto les puede llevar a deprimirse y angustiarse. En otras ocasiones pueden reaccionar desarrollando manifestaciones de irritabilidad al no poder resolver problemas que antes le eran muy fáciles a esto se le llama reacciones catastróficas. Más raramente y, en fases más evolucionadas, los trastornos conductuales pueden ser prominentes (trastornos del sueño, delirio, alucinaciones, agitación desinhibición, etc.).

    logo_cabecera

    Puedes consultar cualquier cuestión sobre la demencia en el AULA PREGUNTA-RESPONDEMOS, nuestros profesionales responden.

    Si quieres puedes hacer un comentario sobre las posibles señales del inicio del alzheimer.


    Demencia frontotemporal

    investigación 22 Comentarios
    Demencia frontotemporal: estudio descriptivo y comparación entre variantes comportamental y semántica.

    formacion_profesionales

    Motivados por la escasez de datos en nuestra población y el interés destacado para nuestro tratamiento al ser la segunda causa más común de demencia, desde septiembre de 2014 el equipo profesional de la Unidad de Investigación de CITEA está dedicado al estudio de la demencia frontotemporal (DFT). Para ello se ha llevado a cabo una investigación analítica con los datos registrados por pacientes que acudieron al centro de tratamiento de CITEA en Sevilla entre febrero de 2010 y septiembre de 2015.

    Las hipótesis de partida han sido:

    • La descripción de la sintomatología de la DFT
    • La replicación de los resultados del estudio Distinc behavioural profiles in FTD 2001 de J. S. Snowden, D Bathgate et al, donde se concluye que los cambios emocionales se presentan con diferencias significativas entre las variantes demencia frontotemporal comportamental (DFTc) y demencia frontotemporal semántica (DFTs).
    • Establecer el comportamiento estereotipado como un síntoma diferencial en el diagnóstico de DFT frente a enfermedad de Alzheimer.

     
    Se ha llevado a cabo la categorización de las variables importantes del estudio a partir de los seguimientos e historiales médicos de cada paciente configurando un perfil de sujeto con los campos: sexo, edad, desinhibición, aislamiento social, respuesta al dolor, reacciones exageradas, alimentación compulsiva, comportamiento estereotipado y síntomas depresivos, entre otros.

    Los resultados describen al paciente con DFT en nuestra población como hombre con una media de edad de 67 años, con inicio de enfermedad temprano, descrito generalmente sin pérdidas acusadas de memoria y con cambios comportamentales. La diferencias más significativas entre las variantes DFTs y DFTc se encuentran en las variables aislamiento social y reacciones exageradas, de modo que los pacientes DFTc parecen más proclives al aislamiento y a la apatía, mientras que los DFTs tienden a buscar el contacto social y muestran mayor número de reacciones exageradas. Por último, el análisis de los resultados concluyen que la alimentación compulsiva y el comportamiento estereotipado son las variables que mejor describen la diferencia entre grupos, entre el grupo de demencia frontotemporal y el grupo de enfermedad de Alzheimer.

    Desde el punto de vista de los investigadores, aunque los hallazgos son consistentes con la literatura consultada, se hace necesario para tener más potencia de predicción la realización del mismo estudio de hipótesis en una investigación con mayor población con demencia frontotemporal. Por tanto, este es el reto que seguiremos intentando alcanzar desde la Unidad de Investigación de CITEA.

    Estudio realizado por Inmaculada Royano Vera, Ildefonso Gómez-Feria Prieto y Ana Meléndez Asensio.

    logo_cabecera

    Para recibir información sobre la Unidad de Investigación de CITEA, sobre los programas PAT y el área de formación déjanos tus datos en el FORMULARIO DE CONTACTO


    Oferta de empleo para auxiliares de enfermería

    oferta empleo 18 Comentarios
    Se abre una oferta de empleo para auxiliares de enfermería especializados en demencias.

    Precisamos de una persona con experiencia contrastada en el cuidado de personas con demencia para aumenta nuestro equipo de trabajo.

    Inicialmente esta oferta es para realizar una sustitución durante diez días a final de noviembre, para posteriormente entrar a formar parte del equipo con un contrato de mayor número de horas semanales.

    El salario corresponde a lo establecido por el convenio del sector.

    Las tareas a realizar consisten en el cuidado especializado de personas con Enfermedad de Alzheimer u otra demencia, cuidados asistenciales, alimentación, aseo personal, administración de medicación, colaboración en la realización de seguimientos diarios de los pacientes, apoyo a las acciones terapéuticas del trabajo multidisciplinar, transporte etc.

    Requisitos indispensables:

    • Experiencia en el trabajo con personas con demencia.
    • Titulación oficial.
    • Formación teórica en demencia.
    • Experiencia en el trabajo de equipo.
    • Carné de conducir.
    • Capacidad para el manejo de vehículo de nueve plazas.

     

    Si estás interesado en optar a esta plaza envía tus datos a través del formulario TRABAJA CON NOSOTROS

    Puedes conocer el EQUIPO DE PROFESIONALES para ver las distintas disciplinas de intervención de CITEA

    Si quieres solicitar otra plaza distinta a esta, también puedes hacerlo en el mismo formulario.


    Cursos de formación sobre Alzheimer

    FORMACIÓN ALZHEIMER, FORMACIÓN PARA CUIDADORES, FORMACIÓN PARA PROFESIONALES Comentarios desactivados en Cursos de formación sobre Alzheimer

    curriculum-7

    Cursos de formación sobre Alzheimer y demencias: “Primeros auxilios para personas con demencia avanzada” el día 23 de noviembre de 2015

    CITEA en su compromiso con la formación en materia de demencias, imparte de forma continua y gratuita cursos de formación sobre Alzheimer y otras demencias desde sus diferentes disciplinas de tratamiento.

    En este caso se analizarán aquellos inconvenientes médicos que pueden acontecer cuando la demencia está avanzada, y se trataran de forma teórica y práctica aquellas técnicas de primeros auxilios necesarias para el abordaje de la persona en situaciones de emergencia. Nuestro enfermero en CITEA Juan García Lázaro expondrá el modo adecuado para intervenir en estos casos de crisis, situaciones inesperadas que pueden acontecer cuando la persona enferma está en una fase avanzada de la enfermedad.

    Este curso está destinado a profesionales técnicos de enfermería, profesionales especializados, cuidadores familiares, así como para para personas interesadas en este sector y en el aprendizaje práctico de estas medidas de emergencia.

    Estos cursos de formación sobre Alzheimer y demencias se imparten en las instalaciones de CITEA. La cita será el 23 de noviembre de 2015 a las 18.00 horas y su asistencia gratuita.

    Solicita tu asistencia

    Para participar de los cursos de formación sobre Alzheimer solicítalo en este FORMULARIO

    Política de privacidad

    Si quieres conocer las líneas de formación de CITEA pásate por el ÁREA DE FORMACIÓN


    Fisioterapia para demencias

    Profesionales hablan 1 Comentario

    PAT_rehab_fisioterapia

    “Los profesionales hablan”: ¿Por qué es necesario el tratamiento de fisioterapia para demencias? Nos cuenta Francisco Rodríguez Chacón, fisioterapeuta en CITEA:

    En general, desde la intervención fisioterapéutica se busca mejorar la calidad de vida de las personas con demencia y fomentar su independencia, tratando de mantener y/o mejorar diversos elementos primordiales para su autonomía física, tales como:

    • La movilidad de las articulaciones.
    • El tono de los músculos del tronco, de los miembros superiores y de los miembros inferiores.
    • La concepción del propio cuerpo y la propiocepción.
    • Las reacciones posturales.
    • Los equilibrios estático y dinámico para prevenir caídas.
    • La coordinación óculo­motora.
    • La motricidad fina.
    • La marcha.

     

    En función de los objetivos que se deseen alcanzar, el conjunto de actuaciones terapéuticas se desarrollarán en grupo y de forma individual.

    Las sesiones grupales consisten en la realización de una serie de ejercicios de entrenamiento físico que, además de las metas generales anteriormente mencionadas, buscan alcanzar otros fines destinados a la mejora de la capacidad motriz e imprescindibles para ralentizar el avance de la enfermedad:

    • Estimular la memoria a través del movimiento.
    • Promover el trabajo en equipo y la sociabilidad a través de la actividad física.
    • Mejorar la autoestima a través del ejercicio físico.
    • Prevenir la inmovilidad.
    • Promocionar la salud.

     

    Al mismo tiempo, las personas que padecen demencia pueden requerir de un tratamiento adicional de fisioterapia específica que aborde aquellos elementos psicomotores que necesitan ser reforzados de forma individual y que permitan al paciente realizar sus actividades cotidianas de la vida diaria de la forma más independiente posible según la fase de la enfermedad en que se encuentre. Esta modalidad de tratamiento se centrará en la reeducación de la marcha y de las transferencias a sedestación o bipedestación (y vicerversa), en el estímulo del equilibrio ante factores de intestabilidad o en la mejora de las aptitudes motrices particulares del paciente.

    Por último, cabe resaltar la importancia de un adecuado tratamiento individualizado en las fases más avanzadas de la enfermedad, destinado fundamentalmente a evitar las consecuencias negativas de la inmovilidad (úlceras por presión, rigidez articular, insuficiencia respiratoria, dolor,…) mediante masoterapia, ejercicios respiratorios, movilizaciones pasivas articulares y tratamiento postural.

    Por tanto, la fisioterapia para demencias constituye una pieza clave en la intervención integral, contribuyendo a retrasar la progresión de su deterioro cognitivo. Así pues, es fundamental que la terapia física, tanto individual como grupal, se ubique desde el inicio del proceso dentro del abordaje multidisciplinar, sin postergarla únicamente a los estadios finales de la enfermedad.

    Para consultar sobre los programas de fisioterapia para demencias en CITEA:

    Programa de rehabilitación fisioterápica en el centro
    Programa de rehabilitación fisioterápica en el domicilio

    Fisioterapia en centro de día CITEA, unidad de día especializada


    Las tardes del cuidador en CITEA

    FORMACIÓN PARA CUIDADORES, programas Comentarios desactivados en Las tardes del cuidador en CITEA

    cuidadores

    En las Tardes del Cuidador, el Grupo de Apoyo para Cuidadores se reúne quincenalmente para tratar las necesidades derivadas del cuidado de personas mayores con Alzheimer o demencias.

    En CITEA conocemos bien la importancia de que el cuidador también se cuide a sí mismo, un aspecto fundamentar para su calidad de vida y para dar a su familiar con demencia o Alzheimer una atención adecuada. Con el objetivo fundamental de crear un espacio de cuidado y diálogo para estos cuidadores, en CITEA los reunimos periódicamente en un grupo de apoyo que hemos llamado “Tardes del cuidador”.

    En estas reuniones se tratan las sus necesidades y cuestiones concretas que proponen los asistentes, además de una serie de temas comunes que preocupan a todos y que se van exponiendo repartidos en las diferentes sesiones:

    • Qué es la demencia y cuales son sus síntomas y fases
    • Cuales son las alteraciones de conducta que pueden surgir en el proceso
    • Qué tipo de afectaciones físicas pueden surgir y cómo curarlas y atenderlas
    • Cómo atender al enfermo ante las dificultades motoras
    • Cuando es necesario realizar el proceso de incapacitación
    • Qué es la voluntad vital anticipada
    • Cómo y cuando solicitar la ley de la dependencia
    • Cuales son las necesidades del cuidador de personas con demencia
    • Cómo se detecta y cómo se afronta la sobrecarga en el cuidador
    • Cómo se realizan las técnicas de relajación
    • Por qué es necesario comunicar las emociones que surgen en el cuidado
    • Cuales son las consecuencias derivadas del cuidado en el cuidador
    • Y mucho más…

     

    Si estás interesado participar del Grupo de Apoyo que se reúne en las Tardes del Cuidador solicita tu asistencia en este formulario y nos pondremos en contacto contigo.


    Grupo de apoyo para cuidadores, día del cuidador

    FORMACIÓN PARA CUIDADORES 1 Comentario

    diagnostico

    Con motivo del Día del Cuidador, en CITEA volvemos a organizar el GRUPO DE APOYO para cuidadores. Actividad gratuíta. Son las TARDES DEL CUIDADOR

    El Grupo de Apoyo para Cuidadores de personas que padezcan Enfermedad de Alzheimer u otra demencia comienza a reunirse de nuevo. Como el año anterior, se llevará a cabo para poder tratar conjuntamente las alteraciones derivadas del cuidado, donde cada cuidador puede compartir su experiencia y sus dudas, y donde podrá encontrar respuesta entre personas que viven la misma situación de cuidado y similares dificultades que necesitan ser atendidas.

    En estas reuniones nuestras psicólogas tratarán qué es la demencia, cuales son sus síntomas, las fases de la enfermedad y sobre todo la forma más idónea para cuidar al enfermo y para cuidarse así mismo. Se trabajará sobre las dificultades que surgen en el día a día sobre las alteraciones de conducta del enfermo, cómo entenderlas y cómo afrontarlas.

    El Grupo de Apoyo para cuidadores comenzará el 3 de noviembre a las 18.00 y se reunirá cada dos semanas desde noviembre hasta junio de 2016, en grupo reducido de ocho personas, requiere inscripción anticipada.

     

    Solicita tu asistencia
    Política de privacidad

    Si te interesa conocer otras actuaciones que hacemos en CITEA para Cuidadores puedes consultarlo en el PROGRAMA DE CUIDADORES
    Y si quieres consultar alguna cuestión sobre la enfermedad pásate por el AULA PREGUNTA-RESPONDEMOS y haznos tu pregunta.

    CITEA cuenta con un CENTRO DE DÍA especializado en Alzheimer y otras demencias que forma parte de la red de centros de mayores de la Junta de Andalucía.


    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

    Aviso de cookies