FORMACIÓN ALZHEIMER

El movimiento y el cerebro

fisioterapia, FORMACIÓN ALZHEIMER, Profesionales hablan Deje un comentario  

cerebro-alzheimer

El movimiento se ve afectado en una persona que padece demencia

En la sección LOS PROFESIONALES HABLAN, Carmen Fernández, fisioterapeuta en CITEA nos cuenta sobre por qué se afecta el movimiento en las personas que padecen demencia.

El cerebro posee diferentes partes llamadas lóbulos:

El lóbulo frontal está encargado de movimientos, inteligencia, razonamiento, conducta, memoria, personalidad. Los Lóbulos frontales te ayudan a planear y realizar acciones.

El lóbulo temporal está encargado del habla, conducta, memoria, oído, visión, emociones. Te permite como lo afirma Gluck (2009) escuchar y recordar lo que has hecho.

El lóbulo parietal es el encargado de la inteligencia, razonamiento, distinguir entre izquierda y derecha, lenguaje, sensación y lectura. Además te ayudan a diferenciar entre las diferentes texturas.

El lóbulo occipital está encargado de la visión y como lo afirma Gluck (2009) te permiten ver y reconocer el mundo.

Todos y cada uno de los lóbulos tiene su función y todos intervienen en el movimiento, pero en esta parte vamos a diferenciar varias áreas del lóbulo frontal.

CORTEZA MOTORA PRIMARIA: generar impulsos para ejecución del movimiento
CORTEZA PREMOTORA: guía los movimientos de musculatura proximal y de tronco
ÁREA MOTORA SUPLEMENTARIA: planificación y coordinación de movimientos complejos

Con el Alzheimer el cerebro se ve alterado, y se pierden muchas redes neurales, mueren muchas células, así que el cerebro ve alterado su tamaño y muchas de sus funciones.

Es importante mantener rangos normales de movilidad, y mantener la independencia de nuestros pacientes el máximo tiempo posible. Moverse es símbolo de vida, de cognición, de interactuar con los demás y de mantenerse activo.

-También es bueno saber:

*En la fase moderada de Alzheimer en ocasiones se presentan movimientos involuntarios llamados carfología; aquí tenemos que distraer al paciente o buscar un fin para tal movimiento.

*En otras fases de Alzheimer el paciente deja de moverse voluntariamente hasta llegar a la inmovilidad y encamamiento en muchos de los casos. Por eso la fisioterapia y la actividad física son fundamentales desde el comienzo de la enfermedad, para poder fortalecer y mantener activas las funciones motoras retrasando su deterioro.

Bibliografia:
https://www. alzheimeruniversal. eu/2016/02/15/carfologia/
BAE. ESPECIALIZACION EN FISIOTERAPIA EN NEUROREHABILITACION
https://www.efisioterapia.net/sites/default/files/pdfs/229fisioterapia-alzheimer.pdf

Para consultar los programas de fisioterapia especializada en demencias de CITEA


Día mundial de la enfermedad de Alzheimer 2018

FORMACIÓN ALZHEIMER Deje un comentario  

alzheimer-2018

Celebramos el día mundial de la enfermedad de Alzheimer 2018 y nos reuniremos de nuevo en CITEA por la prevención de la demencia.

El 21 de septiembre se celebra el día mundial de la enfermedad de Alzheimer 2018, y en CITEA continuamos apostando por la prevención de la demencia, ya que es posible trabajar para prevenirla cuando el deterioro es leve.

Cuando se detectan pequeñas pérdidas de memoria, pequeños despistes, solemos pensar que es signo de la edad, o que no tiene importancia porque es natural dentro del propio envejecimiento, y aunque pueda ser así, es preciso diferenciar a qué pertenecen esos signos, si pertenecen realmente al envejecimiento normal, o pertenecen al inicio de un proceso de demencia, o a un estado previo, o si es debido a otras patologías.

Para poder informar sobre cómo prevenir la demencia, este año llevaremos a cabo dos conferencias, desde puntos de vistas diferentes pero complementarios, la visión de la neurología y la visión de la neuropsicología, con el siguiente programa:

  • 18:00 Recepción y entrega de material.
  • 18:15 Presentación por Beatriz Breval Cruz. (Neuropsicóloga de CITEA).
  • 18:30 ¿Por qué es imprescindible prevenir la demencia cuando surgen los
    primeros síntomas?. Ponente: Ana Meléndez Asensio. Psicóloga, especialista en Neuropsicología.
  • 19:30 Diferentes tipos de Tratamientos farmacológicos en la demencia.¿Cómo, cuándo y por qué manejarlos?. Ponente: Dr. Francisco Villalobos Chaves. Neurólogo.
  • 20.00 Ruegos y preguntas. Clausura.
  • 20:30 Aperitivos.

 

Si quieres informarte sobre qué hacer para prevenir la demencia y asistir a este evento puedes inscribirte a través de este formulario o a través del teléfono de contacto de CITEA.

Solicita tu asistencia al día mundial de Alzheimer 2018
Política de privacidad

Para recibir más información sobre CITEA déjanos tu email y te la enviaremos directamente a tu correo: INSCRIBIRME EN CITEA Noticias

Visita la página sobre los programas de tratamiento PAT-CITEA


Pregunta al neurólogo

Centro médico, FORMACIÓN ALZHEIMER, Preguntas y respuestas, Profesionales hablan Comentarios desactivados en Pregunta al neurólogo

signo-interrogacion

Si tienes alguna cuestión sobre la demencia y su tratamiento que necesites resolver, pregunta al neurólogo directamente on line, por correo electrónico lo resolveremos o si es necesario lo haremos por teléfono.

¿La demencia senil es Alzheimer?
Necesito un medicamento muy rápidamente, ¿cómo lo puedo conseguir?
¿Siempre es necesario tomar antipsicóticos?
¿Cuando se deben poner o quitar los parches para la demencia?
¿Qué hacer si mi familiar está muy agitado?
¿La pérdida de memoria significa que se tendrá Alzheimer?
¿Qué es eso de demencia vascular? ¿Y frontotemporal? ¿Es lo mismo que Alzheimer?

Dr. Villalobos Chaves responderá tus dudas

Ante una situación difícil en el cuidado de una persona familiar con Alzheimer u otra demencia podemos sentirnos desatendidos, desconcertados, sin saber tomar el camino oportuno o qué hacer.

“Pregunta al neurólogo” es una sección de la web de CITEA que facilita una vía rápida para resolver cuestiones relacionadas sobre la demencia, para encontrar una orientación ante la duda.

El neurólogo o el profesional que requieras responderá a tu cuestión.

PREGUNTA AL NEURÓLOGO




Acepto las condiciones de uso

Puedes consultar aquí los datos del especialista en neurología y los del resto de profesionales que forman parte del equipo multidisciplinar y especializado de CITEA


La inmovilidad en enfermos de Alzheimer: riesgos y consejos

FORMACIÓN ALZHEIMER, FORMACIÓN PARA CUIDADORES, Profesionales hablan Deje un comentario  

inmovilidad enfermos alzheimer

La inmovilidad en enfermos de Alzheimer es al mismo tiempo una consecuencia de la enfermedad y el origen de diferentes problemas colaterales, que surgen a medida que se prolonga la estancia en la silla o en la cama. La inmovilidad, que surge a raíz de la debilidad muscular, la pérdida de coordinación y las alteraciones en el equilibrio, puede a su vez provocar problemas que afectan a la calidad de vida diaria del paciente. En este artículo explicamos cuáles son los principales riesgos de la inmovilidad en enfermos de Alzheimer y cómo pueden evitarse.

Inmovilidad en enfermos de Alzheimer

Dentro de la problemática general que nos encontramos en el paciente con enfermedad de Alzheimer (EA) y otras demencias en fase avanzada es la inmovilidad que éste sufre debido a la sintomatología que suele aparecer (debilidad muscular, alteraciones del equilibrio en sedestación y bipedestación, falta de coordinación de movimientos, etc.).

Dicha inmovilidad puede conducir a la aparición de una serie de complicaciones colaterales, tanto para el enfermo como para el propio cuidador, llegando no sólo a afectar a su cuidado diario, sino que incluso puede poner en riesgo la salud de ambos. Es por ello que se hace indispensable la puesta en marcha de una serie de medidas de actuación que prevengan dichas complicaciones.

Úlceras por presión

Entre los inconvenientes más graves derivados de la inmovilidad en enfermos de Alzheimer y otros inmovilizados en general nos encontramos las úlceras por presión (UPP). Estas lesiones son zonas localizadas de necrosis que aparecen cuando el tejido está comprimido de forma continuada y/o repetida entre dos planos (prominencias óseas y superficie externa) y que pueden dar lugar a un empeoramiento general del paciente.

Las zonas más frecuentes de aparición de UPP dependen de la posición en la que el paciente permanece durante excesivo tiempo:

  • Decúbito supino: talones, región sacra, zona escapular y cara posterior de hombro y codo.
  • Decúbito lateral: maléolo peroneo, cara externa de rodilla, cadera codo y hombro, así como en la región lateral de la cara.

Por ello que se hace indispensable desarrollar de forma minuciosa un plan específico de cambios posturales al paciente, tanto en sedestación (si es posible) como en el decúbito, combinando la posición supina con la lateral de forma pautada. Asimismo, se aconseja mantener muy bien hidratada la piel.

Rigidez articular

La inmovilidad en enfermos de Alzheimer provoca, por otro lado, la acinesia prolongada, que trae consigo la aparición de rigideces articulares y dolores musculares. Estos se pueden evitar con un correcto programa de intervención física por parte de un fisioterapeuta, que consiste en realizar diariamente movilizaciones articulares y estiramientos de las cadenas musculares, al mismo tiempo que se intenta activar la movilidad activa del paciente.

Otras complicaciones

Por último, es importante comentar que la falta de movilidad en este tipo de pacientes podría originar el desarrollo de insuficiencia respiratoria y/o cardíaca, con lo que se debe acompañar al tratamiento postural y de movilización un adecuado tratamiento de fisioterapia cardíaca y respiratoria que permita drenar las posibles secreciones del árbol traqueo-bronquial (drenaje postural, técnicas de espiración forzada, terapia manual diafragmática).

Francisco Rodríghez Chacón
Fisioterapeuta en CITEA


Mantener la autonomía de la persona con demencia en el domicilio

FORMACIÓN ALZHEIMER, FORMACIÓN PARA CUIDADORES, Profesionales hablan 2 Comentarios

mantener-autonomia-alzheimer

Uno de los efectos más evidentes de la demencia a nivel físico y cognitivo es la progresiva pérdida de la autonomía de la persona enferma. Para combatirla existen diversas estratégicas y técnicas que ayudan a mantener el máximo tiempo posible la independencia, ralentizando así los efectos de la enfermedad.

Mantener la autonomía de la persona con demencia debe ser uno de los objetivos de su tratamiento cada día. A partir del inicio de la enfermedad, la persona con demencia irá abandonando progresivamente las actividades que antes realizaba e irá perdiendo la capacidad para desenvolverse en su entorno de manera satisfactoria. Para facilitar la adaptación y el manejo de la nueva situación que provocará el desarrollo de la enfermedad, es importante que la persona realice en el domicilio el máximo de actividades posible, ya que, cuando realizamos tareas tan sencillas como comer, estamos, al mismo tiempo, estimulando otros aspectos muy importantes como las capacidades sensoriales, perceptivas, cognitivas y motrices.
La estimulación por parte del cuidador debe realizarse a través de las actividades cotidianas en el domicilio. Hay que tener en cuenta que no se beneficia a la persona realizando tareas que puede hacer, ni ayudándole si no es necesario. El cuidador deberá ir adaptando su ayuda a las capacidades del enfermo, por lo tanto, debe evitar las actitudes sobreprotectoras que refuercen la dependencia de la persona y dejar que continúe realizando las actividades que todavía sabe realizar. Si la persona comete un error no se le debe dar importancia y reforzar positivamente las cosas que hace bien.

Mantener la autonomía de la persona con demencia a través de la rutina

El establecer una rutina diaria y planificar las actividades es de vital importancia. Esto le ayudará al enfermo a mantener unos hábitos diarios, reducir su desorientación, además de contribuir a mejorar su autoestima y calidad de vida.
En los estadios iniciales de la enfermedad es recomendable fomentar la autonomía en las actividades de autocuidado (aseo personal), ocio (baile, ir al cine, ejercicio físico) y productivas (tareas del hogar.), en las que la persona se sienta útil y teniendo en cuenta los gustos y costumbres de la persona.
Algunos ejemplos de estimulación en el domicilio son los siguientes:

  • Tareas domésticas como hacer la cama, cocinar acompañado de otra persona, poner y quitar la mesa, etc.
  • Colaborar en la elección de la ropa, ordenar el armario y simplificar la organización del mismo.
  • Simplificar las secuencias de las actividades básicas (baño, vestido y aseo personal). Todas se descomponen en otras más fáciles, que puede que hagan sin ayuda. Se debe repetir instrucciones en cada paso.
  • Realizar actividades de ocio que le motive (oír música, bailar, pasear, pintar, etc.).

En definitiva, se trata de mantener la autonomía de la persona el mayor tiempo posible, trabajando las capacidades que aún mantiene, fortaleciendo la conexión con su entorno y creando una rutina diaria que le estimule y le sea gratificante.


Mónica Guzmán Palomares

Terapeuta Ocupacional en CITEA


La comunicación con el enfermo de Alzheimer y otras demencias

FORMACIÓN ALZHEIMER, FORMACIÓN PARA CUIDADORES, Preguntas y respuestas, Profesionales hablan Deje un comentario  

comunicación con enferma de Alzheimer

La comunicación con el enfermo de Alzheimer u otras demencias puede ser compleja a medida que la enfermedad avanza. Esto se debe a que estas personas experimentan alteraciones cognitivas y del comportamiento que afectan a su capacidad para comunicarse y establecer relaciones sociales de calidad. En este post exponemos algunas prácticas y consejos de utilidad para facilitar la comunicación del cuidador con el enfermo y del enfermo con su entorno.

Cada persona es única, por ello, la manera de manejar sus síntomas, así como la forma de acercarnos a ellos no es universal. Sin embargo, existen una serie de medidas para establecer una buena relación o comunicación con el enfermo que nos pueden servir de ayuda para gestionar ciertas situaciones. A continuación se describe buena parte de ellas:

Acercamiento:

  • Acercarnos poco a poco al enfermo, llamándole por su nombre o presentándonos nosotros, sin que sea de manera brusca para que no lo reciba de forma negativa, se sorprenda o asuste.
  • Establecer contacto visual, colocarnos a la altura de sus ojos. Si la persona no nos mira podemos girar suavemente su cabeza para intercambiar las miradas.
  • Utilizar el contacto físico al acercarnos para dar mayor seguridad y confianza.
  • Explicar qué vamos a hacer en cada momento.

 

La comunicación verbal con el enfermo de Alzheimer u otra demencia:

  • Tendremos que fijarnos en cómo nos habla el enfermo, si cada vez emplea frases más cortas y palabras más sencillas. Así es como nos tendremos que comunicar con él.
  • Entablar conversaciones sobre temas que sean del agrado del enfermo para que se anime a hablar.
  • Dar instrucciones simples. Podemos desglosar una orden en varias más sencillas.
  • Repetir las cosas las veces que sea necesario para que lo comprenda y para recordárselo.
  • Dar tiempo para que contesten. A la hora de procesar la información su cerebro actúa más lentamente por lo que tendremos que esperar un tiempo prudente hasta que nos responda.
  • Vocalizar correctamente, hablar de forma clara y lenta.
  • Utilizar un tono de voz agradable, tranquilo y con muestras de cariño.
  • Reforzar positivamente cuando realice bien una tarea o responda adecuadamente.

 

La comunicación no verbal con el enfermo de Alzheimer u otra demencia:

  • Acompañar nuestras conversaciones con gestos sencillos.
  • Saber escuchar y mostrar asentimiento cuando nos estén hablando.
  • Fijarnos en el lenguaje corporal para ver qué está ocurriendo. Por ejemplo, si el enfermo está intranquilo, abriendo las puertas y llevándose la mano a la zona baja de la tripa puede que tenga ganas de ir al baño.
  • Demostrar cariño cogiéndole de la mano, acariciándole la cara, la espalda o dándole un beso.
  • Ser receptivos ante las muestras de cariño del enfermo.
  • Ser expresivos a la hora de comunicarnos para así transmitir mejor emociones como alegría o sorpresa.

 

En resumen, es importante establecer y mantener una comunicación adecuada con personas con demencia. Para tal fin, nos podemos servir de ciertas pautas generales de actuación. Sin embargo, el trato tiene que ser lo más personalizado posible, indagando, conociendo y respetando los gustos y costumbres de la persona enferma.

 

Alba Sánchez Moya

Psicóloga. Especialista en Neuropsicología en CITEA.


Curso: Afectaciones físicas en las demencias. Valoración y objetivos de tratamiento

FORMACIÓN ALZHEIMER, FORMACIÓN PARA CUIDADORES, FORMACIÓN PARA PROFESIONALES, profesionales citea, Profesionales hablan Deje un comentario  

curso-afectacion-fisica-alzheimer-demencias

Las afectaciones físicas en demencias son el tema central de este curso, donde ponemos de manifiesto la importancia de la valoración del paciente en el tratamiento de su deterioro funcional físico. Nuestro fisioterapeuta Francisco Rodríguez Chacón está a cargo de esta formación gratuita dirigida a profesionales relacionados con el área de demencias


Las afectaciones físicas en Alzheimer y otras demencias

La enfermedad de Alzheimer (EA) y el resto de demencias constituyen unas de las principales causas de discapacidad y dependencia entre las personas mayores en todo el mundo. Los signos y síntomas relacionados con ella afectan a cada persona de manera diferente, dependiendo del impacto de la enfermedad y de la personalidad del sujeto antes de empezar a padecerla. Se caracteriza fundamentalmente por un deterioro en la función cognitiva que, dependiendo en la fase de la enfermedad en que se encuentre el paciente, afectará en mayor o menor grado a su autonomía e independencia funcional. Sin embargo, junto a dicho deterioro pueden estar presentes una serie de alteraciones del sistema músculo-esquelético que suelen contribuir a aumentar la dependencia de los enfermos, e incluso a potenciar la intensidad del cuadro clínico cognitivo.

Curso sobre valoración y objetivos de la Fisioterapia en Alzheimer y otras demencias

Así pues, dentro del abordaje terapéutico global, se hace indispensable un adecuado plan de actuación de Fisioterapia hacia las alteraciones de las capacidades físicas que pudiesen aparecer en el desarrollo de la enfermedad, ya que tal actuación no sólo contribuye al aumento de la autonomía del paciente, sino que puede servir de refuerzo al resto de terapias recibidas por parte del equipo multidisciplinar. Para la correcta aplicación del tratamiento de Fisioterapia es imprescindible realizar previamente una valoración de fisioterapia completa que evalúe los posibles signos y síntomas físicos presentes, para así poder fijarnos objetivos a medio/largo plazo y que nos permita diseñar un plan de prevención y tratamiento en base a dichos objetivos. En el presente curso nos aproximaremos a diversos tests y escalas existentes para realizar tales valoraciones y desarrollaremos los objetivos de tratamiento más frecuentemente fijados en el tratamiento de Fisioterapia para la EA y demás demencias.

El curso está orientado a profesionales de la dependencia: fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, enfermeros, psicólogos. Será impartido por Francisco Rodríguez Chacón, Fisioterapeuta en CITEA – Nº Colegiado: 476.

CÓMO ASISTIR


El curso de Afectaciones físicas en las demencias se desarrolla en una sola tarde y es de asistencia gratuita, con plazas limitadas hasta agotar el cupo. Si quieres acudir a la próxima edición sólo tienes que solicitarlo dejando tus datos en el siguiente formulario, por correo electrónico en info@citeasevilla.es o llamando al teléfono: 954 45 78 86.

 


La Reserva Cognitiva: ¿Qué es y qué implica?

FORMACIÓN ALZHEIMER, investigación, Profesionales hablan Deje un comentario  

reserva cognitiva y alzheimer

La reserva cognitiva es un interesante concepto que explica por qué hay personas que sufren una demencia tipo Alzheimer y sin embargo no muestran síntomas de la enfermedad. En este artículo de nuestra especialista en neuropsicología repasamos en qué consiste y te explicamos qué factores influyen en ella.

Qué es la Reserva Cognitiva

Desde la década de los 80 se viene observando a numerosas personas mayores que fallecen sin aparentes síntomas de demencia, aunque estructuralmente ocurre todo lo contrario. Concretamente, su cerebro evidencia que tiene Enfermedad de Alzheimer y su comportamiento es el de una persona sana. No presentan problemas de memoria y se mantienen independientes hasta el final de sus vidas. No obstante, estas personas muestran en promedio un cerebro de mayor tamaño que el resto de sujetos estudiados, y los investigadores que han trabajado en este ámbito concluyen que la mayor masa encefálica los protege, creando una ‘reserva cerebral’ que retrasa la aparición de los síntomas clínicos de la enfermedad.

Así pues, este concepto se ha utilizado en el campo de la investigación de la Enfermedad de Alzheimer y en el envejecimiento normal para explicar esta falta de correspondencia entre las características clínicas de los pacientes y los hallazgos neuropatológicos. Este concepto hace referencia a que, ante la misma cantidad y tipo de daño cerebral, las personas que tienen mayor reserva cognitiva activan mecanismos que compensan el daño.

Factores que aumentan la Reserva Cognitiva

A continuación se exponen algunos factores que parecen incrementar la reserva cognitiva:

  • Nivel educativo: a más años de estudio, mayor reserva cognitiva.
  • La actividad intelectual: es según la bibliografía la variable más importantes para la formación de la reserva cognitiva.
  • Ocupación: no solo el tiempo que dedicas a trabajar importa, sino también el contenido del trabajo. Si es intelectualmente demandante, la reserva cognitiva será mayor.
  • Tiempo libre: las personas con más intereses y que participan en más actividades de ocio, parece que también contribuyen a su reserva cognitiva.
  • Características innatas: hay personas que nacen con capacidades que favorecen una mejor reserva cognitiva.

Ahora bien, la reserva cognitiva no es algo material, no es algo que se pueda ver mediante una prueba de neuroimagen. Es un concepto que intenta explicar un fenómeno.

En este sentido, se han propuesto dos hipótesis sobre las bases cerebrales de este fenómeno. Por una parte, la hipótesis estructural o pasiva defiende que la capacidad del cerebro de sobrellevar el daño patológico se da gracias a un mayor volumen cerebral, así como un mayor número de neuronas y conexiones sinápticas. Ha sido llamada reserva cerebral. Por otra parte, el estudio del componente funcional o activo de la reserva cognitiva pretende estudiar las estrategias alternativas utilizadas por algunos pacientes para seguir rindiendo clínica y funcionalmente a pesar del proceso patológico subyacente.

Siguiendo en esta misma línea, la reserva cognitiva, más que un proceso normal utilizado por el cerebro sano, representaría un mecanismo de compensación que el cerebro desarrolla a lo largo de la vida, pero que sólo es funcional ante las limitaciones que impone la patología o el deterioro natural de la edad.

Reserva cognitiva y avance de la enfermedad de Alzheimer

En conclusión, no existe una relación directa entre la severidad del cuadro clínico de la demencia tipo Alzheimer y el grado de daño constatado en el tejido cerebral en los estudios post-mortem. Tener una mayor reserva cognitiva requiere mayor grado de patología antes de que comiencen a afectarse las funciones cognitivas, pero una vez que la afectación alcanza un determinado “umbral”, no se dispone de ningún sustrato para que la reserva actúe y se hacen visibles los síntomas clínicos de la enfermedad.

Alba Sánchez Moya
Psicóloga. Especialista en Neuropsicología en CITEA.


Cuidar a los cuidadores de personas con Alzheimer u otras demencias

FORMACIÓN ALZHEIMER, FORMACIÓN PARA CUIDADORES 2 Comentarios

Persona con Alzheimer o demencia y su cuidador

Los cuidadores de personas mayores dependientes, especialmente si estas tienen demencia, suelen padecer consecuencias negativas para la salud física y psicológica de los cuidadores, una disminución del ocio y tiempo libre y problemas en el trabajo o la economía. Estas consecuencias dificultan o impiden proporcionar unos cuidados de calidad a nuestro familiar.

¿Qué es la sobrecarga en los cuidadores principales de enfermos con demencia?

El principal riesgo del cuidador principal es la sobrecarga. La carga del cuidador depende de las repercusiones del hecho de cuidar y de las estrategias de afrontamiento y apoyo con que se cuenta. Muchos son los indicadores que permiten anticipar si el cuidador principal está en riesgo de sobrecargarse o ya lo está. Las señales de alarma de un cuidador con sobrecarga son:

  • El cuidador sobrecargado tiene una gran sensación de estrés, se encuentra cansado, irritable, duerme mal, se frustra fácilmente, etc.
  • El cuidador sobrecargado ha perdido las ganas de hacer cosas o de relacionarse con gente.
  • Un cuidador sobrecargado toma más ansiolíticos o antidepresivos.
  • Cuando un cuidador se sobrecarga es fácil que experimente síntomas físicos que no reflejan una enfermedad real, sino que son indicio de su estrés, tratándose de somatizaciones.

Factores de riesgo de sobrecarga en los cuidadores

Existen una serie de factores de riesgo que podrían aumentar la probabilidad de padecer sobrecarga en el cuidador principal. A continuación se exponen los principales:

  • El escaso o ausente apoyo de instituciones o de la propia familia. Esto ocasiona no sólo cansancio físico, sino una sensación progresiva de que el enfermo depende íntegramente del cuidador principal.
  • La falta de tiempo libre y abandono de actividades gratificantes. Muchos cuidadores tienden a recortar progresivamente su autonomía hasta hacer de su rutina una extensión del cuidado del enfermo.
  • El desconocimiento de la enfermedad. Muchos cuidadores no reciben ninguna instrucción en el manejo de los enfermos, por lo que no saben cómo reaccionar ante elementos tan estresantes como, por ejemplo, las alteraciones conductuales.
  • La percepción de la propia salud por parte de los cuidadores es mala. Se ha encontrado que los cuidadores tienen una peor salud cardiovascular, mayores índices de obesidad, más marcadores metabólicos indicadores de estrés y mayor riesgo de pérdida cognitiva.

¿Cómo prevenir y aliviar la sobrecarga en el cuidador?

Por todo esto que venimos diciendo, el cuidador debe entender que su bienestar va a depender de varios aspectos, entre ellos: su salud, la ayuda que reciba de otros familiares, la ayuda que recibe de las instituciones, el apoyo, agradecimiento y reconocimiento de otros familiares, la información que posee sobre cómo cuidar y resolver problemas del cuidado, su capacidad para actuar ante algunos comportamientos difíciles y su forma de enfrentarse a la situación del cuidado, y superar situaciones difíciles.

Así, para enseñar a los cuidadores a disminuir la carga, el estrés y el malestar asociado al cuidado y elevar su calidad de vida, CITEA organiza las “Tardes del Cuidador”, un grupo de apoyo de asistencia gratuita abierto familiares de personas afectadas por demencia. En él se comparten experiencias, consejos, estrategias de afrontamiento y pautas de actuación ante los diferentes problemas que pueden ir surgiendo durante el cuidado. El grupo se reúne un martes cada dos semanas, en una sesión de 90 minutos. Si estás interesado en asistir o conoces a alguien que pueda estarlo sólo tienes que solicitar tu asistencia por correo electrónico en info@citeasevilla.es o llamando al teléfono: 954 45 78 86. ¡Te esperamos!


Curso de Introducción a la Estimulación Cognitiva

FORMACIÓN ALZHEIMER, FORMACIÓN PARA CUIDADORES, FORMACIÓN PARA PROFESIONALES, profesionales citea, Profesionales hablan Deje un comentario  

Curso de Introducción a la Estimulación Cognitiva

Muchos de nosotros ejercemos nuestra labor profesional con la ayuda de la conocida Estimulación Cognitiva, o bien, conocemos alguna persona de nuestro entorno cercano que se beneficia de esta técnica de intervención. Sin embargo, ¿sabemos qué es realmente la Estimulación Cognitiva? ¿cómo debe aplicarse y con qué propósito? Te lo contamos a continuación.

Qué es la Estimulación Cognitiva

Podemos definir la Estimulación Cognitiva como un conjunto de técnicas y estrategias que tratan de optimizar la eficacia del funcionamiento de las distintas funciones cognitivas superiores (atención, memoria, lenguaje, orientación, funciones ejecutivas, gnosias y praxias) a través de una serie de situaciones y actividades concretas. De una manera más o menos directa o estructurada, algunas de las técnicas o intervenciones que influyen en la mejora y rehabilitación de dichas funciones cognitivas son: Entrenamiento Cognitivo, Terapia de Orientación a la Realidad, Ayudas Externas, Terapia de Estimulación Sensorial, Arteterapia, Terapia de Reminiscencia, Psicomotricidad, Entrenamiento en Actividades de la Vida Diaria, Modificación Cognitiva de la Conducta y Musicoterapia.

 

Cómo se aplica la Estimulación Cognitiva

Los materiales que podemos utilizar para estimular las funciones cognitivas son muchos y variados. De esta forma pueden emplearse objetos de la vida cotidiana, juegos, cuadernos de pasatiempos, láminas de imágenes y cuadernos de ejercicios, entre otros. Asimismo, el soporte y el formato de presentación puede ser muy diverso. Podemos encontrar materiales visuales, auditivos, informatizados, etc.

Los campos de aplicación más importantes de la Estimulación Cognitiva son:

  • Retraso madurativo infantil: problemas de adquisición del lenguaje, retraso psicomotor.
  • Trastornos del neurodesarrollo: TEA, TDAH.
  • Discapacidad (sensorial e intelectual): hipoacusia, síndrome de Down.
  • Dificultades de aprendizaje escolar: disgrafía, discalculia, dislexia.
  • Trastornos psiquiátricos: esquizofrenia.
  • Enfermedades neurodegenerativas: demencias, esclerosis múltiple.
  • Daño cerebral adquirido: traumatismos cranoencefálicos, accidentes cerebrovasculares, tumores cerebrales.

 

Bases de la Estimulación Cognitiva

Por su parte, la Estimulación Cognitiva parte de unos presupuestos básicos:

  • La plasticidad cerebral. El cerebro tiene capacidad de adaptación y cambio a diferentes estímulos. Esto hace que haya cambios tanto a nivel funcional como a nivel estructural. Estas modificaciones se producen como consecuencia del aumento de conexiones entre las distintas neuronas cerebrales.
  • El funcionamiento de nuestras capacidades mentales dependen, no sólo de factores genéticos y hereditarios, sino también del aprendizaje producido por la continua interacción con el ambiente. Es importante tener este factor en cuenta, ya que implica que la conducta puede modificase y mejorar con la práctica. Así, desde el punto de vista de la Estimulación Cognitiva, el concepto de plasticidad cerebral es importante ya que bajo el efecto de estimulaciones apropiadas y constantes, el cerebro puede modificar favorablemente su estructura y funcionamiento, es decir, puede aprender.

 

Curso de Introducción a la Estimulación Cognitiva

Para orientar a otros profesionales sobre las bases y técnicas de intervención en la estimulación cognitiva, en CITEA organizamos una formación teórico-práctica gratuita con los siguientes contenidos fundamentales:

  • Estimulación Cognitiva: definición y concepto
  • Justificación y fundamentación de la Estimulación Cognitiva
  • Recursos y materiales
  • Estrategias de intervención
  • Funciones Cognitivas
  • Actividades/tareas de Estimulación Cognitiva

Nuestro curso de Estimulación cognitiva está planteado como una introducción a estas técnicas: qué es, en qué consiste, a qué población puede ir dirigida, con qué recursos, cómo puedes llevarlas a cabo y estrategias con las que contamos para su aplicación.

Cómo asistir

El curso de Introducción a la Estimulación Cognitiva se lleva a cabo periódicamente en las instalaciones de CITEA.  Se desarrolla en una sola tarde y es de asistencia gratuita, con plazas limitadas hasta agotar el cupo. Si quieres acudir a la próxima edición sólo tienes que solicitar tu asistencia por correo electrónico en info@citeasevilla.es o llamando al teléfono: 954 45 78 86. ¡Te esperamos!

 

 


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies