Fisioterapia en esclerosis múltiple

fisioterapia, programas Deje un comentario  

Fisioterapia neurológica específica para personas que padecen esclerosis múltiple.

fisio esclerosis mnultiple

La Esclerosis Múltiple es una enfermedad inflamatoria y desmielinizante que afecta, de forma adquirida, a la mielina del sistema nervioso central. Esta desmielinización provoca una alteración de la conducción saltatoria típica de las vías mielinizadas normales, provocando un enlentecimiento e, incluso un bloqueo de dicha conducción.

La intervención temprana es fundamental en el tratamiento de la Esclerosis MúltipleM, aunque no siempre es posible. Un programa adecuado de fisioterapia es uno de los programas fundamentales en el tratamiento de esta enfermedad neurológica. El «anticiparse a la discapacidad» es uno de los principios a seguir. Si las personas con esclerosis se mantienen activos y hacen ejercicio regularmente estarán mejor capacitados para mantener un estado funcional adecuado.

Los objetivos fundamentales de la fisioterapia en el tratamiento de los sujetos con EM:
• Preservar la integridad musculoesquelética, manteniendo y/o aumentando la movilidad articular.
• Mejorar la estabilidad postural.
• Ayudar al desarrollo de estrategias de movimiento, mejorando la calidad de los patrones de movimiento.
• Minimizar las anomalías del tono muscular.
• Prevenir la aparición de contracturas y otras posibles complicaciones derivadas de la falta de movilidad.
• Mejorar la fatiga.

El daño en el sistema nervioso central frecuentemente causa algún grado de espasticidad. Algunos pacientes muestran una distribución muy irregular del tono, aunque hay ciertos grupos musculares que tienen una mayor tendencia a verse afectados: flexores de cadera, adductores de cadera, flexores de rodilla, flexores plantares e inversores de tobillo. La espasticidad en los miembros superiores es menos frecuente afectándose más comúnmente los adductores y rotadores internos de hombro, los flexores de muñeca y dedos y, con menor frecuencia, los pronadores y flexores de codo.

Hay que tener en cuenta, además, que donde hay un grupo muscular espástico siempre existe otro grupo muscular, que generalmente suele ser el antagonista con tono disminuido. Este desequilibrio, si no es corregido, dará lugar a contracturas y deformidades articulares.

La espasticidad debe ser tratada según su repercusión funcional. En muchos personas la presencia de ésta en la musculatura de los miembros inferiores permite la bipedestación y la marcha; por ello, se tratará sólo en aquellos individuos en los cuales dificulta la realización de las actividades funcionales, incrementando el gasto de energía necesario para la realización de estas.

Es importante destacar otros síntomas y fallos que producen la enfermedad y que deberán ser tratados, como son: la debilidad, la ataxia, la fatiga y en casos más avanzados la marcha. Todos ellos se tratarán con diferentes técnicas de fisioterapia, que ayudarán a estabilizar la enfermedad y a mejorar la vida diaria del paciente

Puede consultar sobre el programa de fisioterapia neurológica AQUÏ

QUIERO INFORMACIÓN SOBRE LOS PROGRAMAS DE FISIOTERAPIA EN EL CENTRO Y EN EL DOMICILIO
Política de privacidad

Si quieres recibir en tu correo las noticias de CITEA puedes inscribirte AQUÍ

Deje un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies