Dudas sobre Alzheimer y demencias

Dudas sobre Alzheimer en CITEA

Esta sección recoge todas las preguntas que nos planteáis en nuestra AULA PREGUNTA-RESPONDEMOS, un proyecto informativo de CITEA Alzheimer en el que a través de nuestro Facebook damos respuesta a las dudas sobre Alzheimer y demencias que surgen a personas diagnosticadas, familiares y cuidadores. Recuerda que también puedes enviarnos tus dudas utilizando el formulario de abajo o si lo prefieres, llámanos. ¡Esperamos tu pregunta!

ÚLTIMAS PREGUNTAS PUBLICADAS
Pregunta de I.S.: Mi madre lleva desde el verano con delirios y ahora está totalmente desorientada y apenas sabe hacer ya las cosas por su cuenta. Sólo dice cosas incoherentes y sin sentido. Los psiquiatras y neurólogos no nos dan ningún diagnóstico de que sea demencia o Alzheimer, sólo que es un deterioro cognitivo fuerte. No sabemos dónde acudir porque no sabemos cómo manejar la situación… no entendemos cómo son claros los indicios de la enfermedad y cómo los profesionales no lo diagnostican. Rogaríamos que nos orientarán y aconsejaran qué hacer. Gracias
Responde Alba Sánchez Moya. Psicóloga Especialista en Neuropsicología:

En primer lugar me gustaría aclarar algunos términos. Una demencia se puede definir como una alteración adquirida que afecta a diferentes dominios cognitivos (orientación, memoria, lenguaje etc.) en ausencia de alteración del nivel de conciencia o delirium en el momento del diagnóstico. A su vez, para el establecimiento de diagnóstico de demencia es necesario tener comprometido su funcionamiento diario, es decir, alteradas sus actividades de la vida diaria. Por su parte, los delirios suelen formar parte de diferentes tipos de demencias. En este sentido, los síntomas que me cuenta que presenta su madre, podrían ser congruentes con una demencia.

Por otra parte, es necesario mencionar que la Enfermedad de Alzheimer es un tipo de demencia, pero no la única que existe. Los límites entre las diferentes demencias no siempre están claros.

Lo idóneo en su caso es que a su madre se le realice una evaluación neuropsicológica. La importancia de esta valoración en demencias radica en el hecho de que, en fases tempranas de la enfermedad, la neuroimagen suele dar resultados negativos y las pruebas neuropsicológicas, por tanto, tienen un mayor valor diagnóstico. De esta forma, la realización de este procedimiento mencionado es fundamental en la identificación de las demencias y de su diagnóstico diferencial. Mediante dicha evaluación podremos definir qué capacidades se muestran preservadas y cuales afectadas, así como la intensidad y severidad de las alteraciones, para poder desarrollar un perfil clínico y una posterior intervención personalizada.

Por último, mencionar que un diagnóstico precoz y adecuado, un tratamiento farmacológico y no farmacológico, una correcta valoración social y asignación de recursos de atención a la dependencia y la atención al cuidador principal son los elementos claves del abordaje integral de la demencia.

Pregunta de A.D.F.: ¿Qué opinan de la molécula multidiana ASS234?
Responde Alba Sánchez Moya. Psicóloga Especialista en Neuropsicología:
La molécula multidiana ASS234 es una molécula diseñada para el tratamiento de la Enfermedad de Alzheimer. Se realizó un estudio por el que se observó que tras la administración de esta molécula en siete ratas, se producía un aumento del neurotransmisor de serotonina y de la molécula catecolaminas en el cerebro. Además de estos datos, las ratas tratadas realizaban trabajos de memoria mejor que las no tratadas.

Así, se cree que la molécula multidiana ASS234 podría tener un efecto antagonista de la apoptosis o muerte celular programada, mediante una activación de derivados de propargilaminas, unos compuestos que tienen propiedades neuroprotectoras que impide la oxidación celular. Además, se ha demostrado que previene la formación de ovillos neurofibrilares en estas células. Teniendo en cuenta estos hallazgos, se podría confirmar una mayor normalización en la neurotransmisión cerebral además de mejoras cognitivas tras la administración de la molécula multidiana ASS234. Esto podría indicar, según los estudios realizados, que esta molécula podría rescatar la pérdida de memoria que se produce en la Enfermedad de Alzheimer.

En resumen, los datos presentados en esta investigación sugieren que el compuesto multidiana ASS234 es un compuesto que podría tener un papel modificador en la Enfermedad de Alzheimer, dada su demostrada capacidad de interactuar con varias dianas involucradas en la patogénesis de esta enfermedad. No obstante, los estudios realizados hasta la fecha se han realizado con ratones, por lo que aún es pronto para extraer que tales conclusiones obtenidas en estos animales se puedan extrapolar a los humanos. Así pues, se hace necesario un mayor número de investigaciones al respecto, de cara a poder confirmar estos resultados.

Pregunta de M.R.: ¿Cuantas fases tiene esta enfermedad? mi madre lleva 11 años ya es dependiente total, tampoco camina sola, ¿qué mas fases le quedan? un saludo y gracias.
Responde Ildefonso Gómez-Feria Prieto. Médico Psiquiatra:
La enfermedad de Alzheimer tiene una evolución muy variable, como promedio se considera que el paciente suele fallecer unos diez años después de iniciados los primeros síntomas. Las causas de muerte más comunes en las últimas fases de la enfermedad son las neumonías por aspiración, las úlceras de decúbito infectadas, los accidentes vasculares cerebrales, las enfermedades cardiacas y el cáncer, es decir las causas de mortalidad propias de las personas de edades avanzadas e inmovilizadas.

Con el fin de ayudar a entender la evolución de la enfermedad, se han establecido varios estadios evolutivos en ella, estos estadios son: muy leve, leve, moderada, moderadamente grave, grave y muy grave. El paso de un estadio a otro y la duración de cada uno, como hemos dicho, varían según las personas. El paciente en un estadio muy grave presenta las siguientes características: está desorientado temporal, espacial y personalmente; no reconoce a las personas de su entorno (familia, cuidadores); deja de hablar; se muestra incapaz de comer sin ayuda y presenta problemas de deglución; requiere ayuda total para el aseo; presenta incontinencia urinaria y fecal; pierde la movilidad y puede presentar signos neurológicos focales. No todos los pacientes llegan a esta fase y algunos pueden pasar varios años con alteraciones cognitivas leves o moderadas.

Pregunta de S.A.: A mi abuela se lo han detectado hará cuestión de tres meses pero nos dijeron q lo tiene en fase grave. ¿Podiais darme información? no sabemos que hacer y se nos esta haciendo un mundo porque ella encima no tiene medicación por otras patologías que tiene. Gracias.
Responde Beatriz González, Directora Técnica:
Hola Sandra. Cuando una demencia está iniciándose se recomienda tratamiento combinado entre acetilcolinesterasa y estimulación cognitiva, ambos para retrasar el desarrollo natural de la enfermedad y fortalecer la masa cerebral. Cuando la demencia está en fase grave, se administra también el fármaco pero la rehabilitación debe ser más integral (cognitiva, funcional, motora, emocional, social..), para paliar lo máximo posible los efectos de la degeneración, junto con un acompañamiento de una persona para apoyar y realizar las actividades de la vida diaria para las que probablemente ya esté siendo incapaz de realizarlas por sí sola.

Sería preciso también estudiar su estado de salud en profundidad para diseñarle el tratamiento específico para su caso en particular, porque cada demencia es distinta en cada persona.

Por otro lado la junta de andalucía apoya a estas personas a través de la ley de la dependencia mediante ciertos recursos sociales. Le digo esto último por si necesita asesoramiento para ello nosotros lo realizamos gratuitamente indicándole los pasos a seguir, e incluso tenemos en este momento una plaza pública libre disponible para las personas que lo necesiten.

También todos los pacientes deben ser estudiados por neurólogos del sistema de salud pública realizando técnicas de neuroimagen para ver a través de fotografías del cerebro el estado del mismo y prescriban el tratamiento farmacológico preciso. Si hay algo que precise que le aclare de forma más extensa por favor no dude en preguntar de nuevo. Un saludo

Responde S.A.:

“Le pedimos la ley de la dependencia pero no la denegaron ahora estamos con una ayuda a domicilio porque en casa el abuelo también tiene un tipo de demencia neurobascular y aparte están bastante agresivos. Ella no puede dedicarse, tiene simtron,marcapasos,tromboflebitis…..se pasa el día sentada en una maca, a veces como dos veces,pregunta lo mismo cada dos minutos, no recuerda quien ha ido a verla, se le olvida, sino nos ve se asusta porque piensa q esta sola, esta dando pasos agigantados, también es bastante curpulenta entonces hay que ducharla y hace dos años se partió una rodilla..y aun vamos tirando en fin…..por suerte en casa somos muchos y estamos muy unidos y haciendo turnos para q ellos no estén desatendidos mi abuelo esta en una unidad de día hasta las 5 de la tarde pero ella no hay forma de hacerla ir. Yo solo se q la enfermedad va muy rápida que el médico nos dijo en estado grave y que avanza a pasos agigantados.
También tiene cuadernillos para hacer ejercicios yo trabajo en una papelería y se los he sacado para que ejercite la mente.”

Continua Beatriz González:

Hola de nuevo Sandra. Eso que hace está muy bien. Lo importante es controlar que pueda ejercitar todas las funciones mentales, tanto las que estén normales como las que estén deficitarias; si puede evalúele todas ellas y diseñele una intervención específica para no dejar ninguna detrás.

Saludos.

Pregunta de Y.G.A.: Tengo a mi madre con alzheimer en fase inicial, y len han recomendado que haga estimulación cognitiva y funcional. La cognitiva sé cual es, pero ¿a qué se refiere con la estimulación funcional?. Muchas gracias y enhorabuena por vuestro trabajo
Responde Mónica Guzmán Palomares, Terapeuta Ocupacional:

La estimulación funcional abarca todo un conjunto de métodos y estrategias que pretenden optimizar la capacidad funcional de la persona para mantener durante el mayor tiempo posible la autonomía en las actividades de la vida diaria y, de este modo, mejorar su calidad de vida y la del cuidador/a.

La intervención funcional es el eje fundamental del trabajo en terapia ocupacional, ya que todos los objetivos planteados persiguen conseguir la mayor independencia posible de la persona con demencia en el desempeño de sus actividades diarias.

Dependiendo de las capacidades y limitaciones de la persona, el terapeuta ocupacional se valdrá de diferentes métodos para el entrenamiento funcional, como pueden ser la supervisión, las instrucciones verbales, la imitación del movimiento y la recomendación de ayudas técnicas o adaptaciones del entorno.

A lo largo de la demencia se produce la alteración de estructuras cognitivas y afectivas que acaban influyendo en el resto de estructuras y dificultando la realización de la mayoría de las ocupaciones que venían desempeñando durante su vida. En primer lugar se deterioran las actividades de la vida diaria más complejas o instrumentales (AVDI) como la compra, usar el teléfono y el transporte; le siguen todas aquellas tareas de auto cuidado que son las actividades de la vida diaria básicas (AVDB) como ducharse, vestirse y alimentarse.

Para facilitar la adaptación y el manejo de la nueva situación que provocará el desarrollo de la enfermedad, es de vital importancia que la persona realice en el domicilio el máximo de actividades posible, ya que, cuando realizamos tareas tan sencillas como comer, estamos, al mismo tiempo, estimulando otros aspectos muy importantes como las capacidades sensoriales, perceptivas, cognitivas y motrices.

Pregunta de A.A.D.: Mi padre y abuela tienen alzheimer, ¿puedo heredarlo?, ¿la demencia es hereditaria?
Responde Ildefonso Gómez-Feria Prieto, Médico Psiquiatra:

La enfermedad de Alzheimer de aparición temprana es heredada. Esta es una forma poco frecuente de enfermedad que aparece antes de los 65 años, incluso hay casos descritos de aparición con 35 años. Es causada por una de las tres mutaciones genéticas de los cromosomas 1,14 y 21. Si una de estas mutaciones se hereda de un padre la persona va a desarrollar este Alzheimer. Al ser una herencia dominante, las probabilidades de desarrollar el Alzheimer si uno de los descendientes tiene un Alzheimer precoz son del 50 %.
En las formas tardías, las más comunes (80-95 %) la herencia cambia de forma notable, no muestra un patrón de herencia dominante y su causa es desconocida. Se sabe que el gen de la proteína ApoE situado en el cromosoma 19 presenta tres formas (ApoE2, ApoE3 y ApoE4). Los estudios han demostrado que las personas que heredan la versión ApoE4 de este gen tienen más probabilidades de desarrollar la enfermedad de aparición tardía. Se sabe también que hay otros genes implicados y que están en el cromosoma 9 y 11.
Pero quédese tranquila si sus familiares tienen una demencia de origen tardía, los factores genéticos no producen por sí mismo la enfermedad. El factor de riesgo más importante para desarrollar la enfermedad es la edad, a más edad más riesgo.

Pregunta de T.T.U.: ¿La ley de la dependencia sigue abierta?
Responde Delfina Rodríguez Álvarez, Trabajadora Social:
La ley 39/2006 de Promoción de la Autonomía y Atención a las Personas en situación de Dependencia, comúnmente conocida como Ley de Dependencia, entró en vigor en enero de 2007, y actualmente continúa en vigor.
Pregunta de B.B.L.: ¿qué puedo hacer cuando mi padre con alzheimer me repite siempre la mismas cosas una y otra vez seguidamente?
Responde Ana Menéndez Asensio. Psicóloga Especialista en Neuropsicología:
Ante todo es necesario conocer que la reiteración de preguntas o comentarios de forma continúa por parte del paciente responde a una afectación de memoria que impide la fijación de información presentada con anterioridad, de modo que el paciente no es consciente de haber hecho la pregunta en diversas ocasiones, ni recuerda la respuesta que ha recibido.

Lo más recomendable en estas situaciones es no violentar nunca a nuestro familiar por repetir las mismas preguntas o comentarios; lo mejor es tranquilizarlo, antes que intentar razonar o contestar a la misma pregunta varias veces. Otra recomendación efectiva es distraer al paciente con otra actividad.

Pregunta de A.P.P.: Encuentro a mi madre, diagnosticada de Alzheimer, cada vez más torpe a la hora de caminar, sentarse o levantarse del sillón; incluso le cuesta mantenerse de pie, llegando al punto de que alguna vez se ha caído. ¿Hay alguna solución para esto?
Responde Francisco Rodríguez Chacón. Fisioterapeuta:
Una de las consecuencias de la degeneración nerviosa propia de esta enfermedad es la aparición de problemas motrices, que unidos al estado de confusión y desorientación en el tiempo y el espacio, se pueden traducir en pérdida progresiva de las capacidades de mantenimiento de equilibrio en bipedestación y de coordinación de movimientos.

Todo ello ocasiona dificultades para la realización de actividades de la vida diaria tales como caminar, sentarse/levantarse, subir/bajar escaleras, comer, ir al baño, etc.

Tanto en las fases iniciales de la enfermedad, como en sus estadios más avanzados, un adecuado tratamiento de fisioterapia, adaptado a las necesidades individuales del paciente, puede contribuir a conservar o mejorar sus habilidades y aptitudes motrices, así como a frenar la evolución de pérdida de dichas capacidades, reduciendo de forma considerable el riesgo a sufrir caídas.

Existen multitud de formas de tratar estos problemas: ejercicios de propiocepción (que contribuyen a mejorar el equilibrio estático y dinámico), de coordinación de movimientos y coordinación oculo-manual, de reeducación de la marcha, etc.

Asimismo, a través de las terapias manuales se mejora la movilidad, factor indispensable para reducir dicho riesgo a sufrir caídas.

Por otro lado, es fundamental la actividad física, como por ejemplo realizar paseos diarios, ya que contribuye no sólo a mejorar el estado físico del paciente, sino que constituye un elemento fundamental para mejorar la autoestima y la sociabilidad, o incluso estimular la memoria.

Pregunta de C.C.P.: A un paciente con demencia cuando te pregunta por cualquier persona o situación que tu sabes que no esta en lo cierto, le sigues la corriente o le explicas como es en la realidad.Gracias
Ana Meléndez. Psicóloga Especialista en Neuropsicología:
La intervención siempre dependerá de la causa. Si la confusión se debea:

Interpretaciones erróneas debidas a un trastorno perceptivo (trastorno de visión o audición) o por falta de capacidad de razonamiento, lo ideal es ayudar a que el paciente interprete bien la realidad, ya sea con ayudas técnicas: gafas o audífonos si los necesita, o bien explicando al paciente lo que ve y oye en cada momento. Es mejor decir “El viento mueve las cortinas”, que “¿No ves que no hay nadie?”, es decir, siempre es mejor en estos casos dar una explicación que entablar una discusión.

Si se debe a delirios y éstos son poco importantes e infrecuentes y no distorsionan la adaptación del paciente al entorno, se pueden pasar por alto y observar su evolución. No se aconseja rebatir continuamente al paciente, ya que probablemente esa actitud provocará conflictos innecesarios.

Si se debe a alucinaciones, lo conveniente es no combatirla y no convertirla en un tema de discusión. Evitar convencer al paciente de que no percibe hechos reales, puesto que para él su percepción es completamente real. Insistir en la irrealidad de la situación sólo provoca irritación y puede que agresividad. Tampoco es conveniente decir que se está de acuerdo con la falsa percepción, es mejor no contestar o dar respuestas neutras, sin comprometerse. La mejor actitud, si se puede, es distraer al paciente para que olvide la alucinación..

Pregunta de T.A.: La madre de un amigo tiene alzheimer creo que en la 1ª etapa. Actualmemte confunde al hijo con su difunto marido, antes no, y se desorienta por completo. ¿Podría ser que esta entrando a la 2 etapa?. Tendrian q llevarla nuevamente al neurólogo para que la evalúe y diga si es normal en lo que cabe? ¿o es que tiene nuevo avance por el alzheimer?.

Responde Ana Meléndez Asensio. Psicóloga Especialista en Neuropsicología:
Por lo que usted nos cuenta, parece que están apareciendo nuevos síntomas que hacen pensar que el curso propio de la demencia está avanzando. Lo más recomendable es que acuda a su neurólogo para que evalúe de nuevo el funcionamiento neurocognitivo y neuropsiquiátrico de la paciente y determine a qué pueden están debiéndose estos síntomas: ausencia o sobremedicación, efectos secundarios de algún fármaco, mayor deterioro cognitivo… y a partir de ahí establecer el tratamiento más óptimo, farmacológico y no farmacológico, para la reducción de los síntomas.

Pregunta de Y.M.M.: Mi madre está encamada por un tiempo, creo que no definitivo, y me hablan de tener cuidado con las úlceras por presión, ¿pueden decirme exactamente qué son? o ¿por qué salen? ¿hay personas que le salen más que otras? ¿o que tienen más riesgo?

Responde Juan García Lázaro. Enfermero:
Las úlceras por presión (UPP) son lesiones de origen isquémico (falta de riego sanguíneo y por tanto de oxigenación y nutrición) localizadas en la piel y/o tejidos subyacentes producidas por la acción combinada de factores extrínsecos, entre los que cabe destacar: fuerzas de presión, fricción, cizallamiento y la humedad, e intrínsecos, entre los que cabe destacar: inconsciencia, inmovilidad, incontinencias, lesiones, problemas circulatorios, nutrición, hidratación, etc, siendo determinante la relación presión-tiempo.
La predisposición a la aparición de UPP viene determinada en función a la relación de los factores antes mencionados, sobre todo a los extrínsecos.
Las zonas en las que se van a producir las UPP son los puntos de apoyo del cuerpo coincidentes con las prominencias óseas, como son: Región sacra, talones, tuberosidades isquiáticas, caderas, codos, espalda, columna vertebral y región occipital (parte posterior de la cabeza).
Para prevenir las UPP lo que debemos de procurar es; Mantener la piel limpia y seca, cambios posturales como mínimo cada dos horas para aliviar la presión, utilizar productos (almohadas, colchones y cojines antiescaras) que alivien la presión, tener un estado nutricional e hídrico óptimo, mantener un buen alineamiento corporal, evitar la presión sobre posibles lesiones existentes, evitar el arrastre en la cama y sobre todo ante cualquier duda consultar con un profesional.

Pregunta de S.R.: El médico de mi madre insiste en que haga ejercicio físico, ella tiene alzheimer muy leve y no quiere, dice que no tiene sentido, cual es el sentido la actividad física en la demencia?

Responde Sara García. Fisioterapeuta:

Está bien documentada la importancia y los beneficios de la actividad física en nuestros mayores y en especial en las personas que sufren la EA. La actividad física adaptada mejora la calidad de vida de la población geriátrica general, repercutiendo de forma directa sobre su salud y bienestar.

Entre sus beneficios destacar que mejora la fuerza, resistencia, flexibilidad muscular, coordinación y equilibrio, regula aspectos relacionados con problemas nutricionales como pueden ser la falta de apetito, el control del peso o el estreñimiento y además previene de posibles caídas o complicaciones secundarias a la inactividad.

Sin embargo no solo mejora la función física, son muchas las investigaciones científicas que evidencian sus beneficios sobre la función cognitiva. En esta línea se asocia con un menor deterioro cognitivo y un aumento de la ejecución de las actividades de la vida diaria; además disminuye la agitación, las conductas depresivas y de ansiedad, funcionando como un calmante.

La actividad física es innata al ser humano debemos de tomar conciencia de ello e intentar preserva siempre la mayor estimulación posible, siempre bajo la premisa de que más vale poco que nada.

Pregunta de F.R.: ¿Cual es el medicamento que se debe tomar?
Responde Beatriz González. Dirección Técnica:
El tratamiento farmacológico debe recomendarlo el neurólgo.
En concreto para el deterioro leve se utiliza inhibidores de la acetilcolinesterasa (normalmente en parches), y para la demencia más avanzada se utiliza memantina. De forma paralela existen batidos y aportes vitamínicos.
Después hay otros psicofármacos para síntomas conductuales, del estado de ánimo, ansiedad, agitación etc, también siempre con prescripción médica.
Para información más detallada puede hacer una consulta telefónica como orientación, o si lo precisa una consulta con nuestro médico.
Pregunta de F.R.: Hola he leído que el alzheimer no se cura, ¿es verdad?. Y si es verdad ¿qué se puede hacer entonces?
Responde Beatriz González. Dirección Técnica:
La enfermedad de Alzheimer actualmente NO se cura, aunque hay muchas líneas interesantes de investigación abiertas para ello.
Partiendo de ahí lo adecuado es detectar las primeras pérdidas de memoria. Una vez detectado el deterioro leve cerebral, se debe poner un tratamiento combinado farmacológico-cognitivo a la mayor brevedad posible, con el objetivo de enlentecer el progreso natural de la enfermedad cuando aún el cerebro está sano en su mayor parte.
La estimulación cognitiva ejerce un efecto protector para el cerebro frente a la enfermedad.
Pregunta de A.S.D.: ¿Es lo mismo demencia senil que alzheimer?, gracias por responder a las dudas sobre alzheimer, ayuda mucho.
Responde Ana Meléndez. Psicóloga Especialista en Neuropsicología:
El término Demencia Senil o Tardía engloba aquellas demencias que aparecen después de los 65 años, por tanto se trata sólo de un criterio de clasificación que hoy en día apenas se utiliza y que únicamente permite diferenciar subtipos de demencias en función de la edad de inicio, como Demencia Tipo Alzheimer de inicio tardío de la Demencia Tipo Alzheimer de inicio precoz.
Por otro lado, la Enfermedad De Alzheimer es en concreto un tipo de demencia cortical primaria. Se inicia de manera insidiosa y lenta y evoluciona progresivamente. Está evidenciada clínicamente, entre otros signos, por Alteración de memoria (aprender nueva información y evocar la ya aprendida), y por una o más de las siguientes alteraciones cognitivas: Afasia, Apraxia, Agnosia y/o Alteración de funciones ejecutivas. Si los síntomas aparecen antes de los 65 años estaríamos hablando de Demencia Tipo Alzheimer de inicio precoz, y si aparecen después de los 65 años, de Demencia Tipo Alzheimer de inicio tardío.
Pregunta de V.V.V.: Mi madre tiene antecedentes familiares de Alzheimer (madre y hermanos). El neurólogo acaba de decirnos que por la exploración y pruebas es muy probable que esté en fase incipiente. ¿Qué información hay que darle a ella para que no le afecte si actualmente es independiente?
Responde Ana Meléndez. Psicóloga Especialista en Neuropsicología:
Si la demencia se encuentra en etapa leve, debe determinarse por un profesional, a través de una entrevista estructurada, la capacidad de su madre para recibir el diagnóstico. Es decir, capacidad de comprensión de la enfermedad, del tratamiento y de los beneficios y riesgos; capacidad de apreciación de la enfermedad y del tratamiento; capacidad y razonamiento sobre las consecuencias y los tratamientos; y capacidad de elección y comunicación sobre la decisión elegida.
Por otro lado, habrá que evaluar los aspectos afectivos: valorar si existen actualmente síntomas depresivos. Averiguar antecedentes de depresión. Si su madre está cursando con alteraciones afectivas se deben tratar antes de continuar con la exposición o no del diagnóstico.
Y por último evaluar la voluntad de la paciente: si quiere saber la explicación de sus problemas actuales de memoria, conociendo cómo ha enfrentado malas noticias en el pasado. Si su madre expresa querer saber la causa de las alteraciones de su memoria, entonces se sugiere proceder a revelar el diagnóstico y, por el contrario, si no manifiesta deseo de saber dichas causas o incluso expresa de forma explícita no querer saber el diagnóstico, se debe respetar el derecho a no conocerlo.
DÉJANOS TU PREGUNTA

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies