El sentimiento de culpa ante el autocuidado

FORMACIÓN PARA CUIDADORES, psicología Deje un comentario  

culpa

Hablamos de los frecuentes momentos en los que la cuidadora o cuidador se siente culpable mientras está cuidando a su familiar con Alzheimer u otra demencia

No es raro pensar que podemos sentirnos culpables cuando disfrutamos o descansamos mientras otras personas que nos importan, nuestro familiar con demencia, están en un mal momento. Forma parte de la empatía y la sensibilidad ante el conocimiento y la conciencia de problemas que puedan tener personas queridas y allegadas.

Sin embargo, cuando nos vemos en el papel del cuidador, el hecho de apreciar el sentimiento de culpa ante el autocuidado, sentirnos culpables por tener momentos de ocio y dispersión tiene una repercusión que va más allá del malestar producido por la empatía ante la situación.

El rol desempeñado por el cuidador o cuidadora conlleva una vivencia de estrés y sobrecarga importante, donde la persona debe compaginar otras obligaciones con la tarea de cuidar de nuestro familiar. En muchas ocasiones se reduce el tiempo dedicado a otras ocupaciones, aunque es frecuente que directamente se supriman de nuestro día a día: un trabajo, una afición o incluso una relación de pareja. Por lo que el rol de cuidador toma protagonismo respecto a otras ocupaciones previas.

Es por ello por lo que el autocuidado toma un lugar fundamental en toda esta situación. Hacernos cargo de una labor como es la de cuidar a una persona con deterioro cognitivo o demencia y donde hay una cierta dependencia, implica experimentar estrés en mayor o menor medida. Si a ello añadimos que la tarea de cuidado es prolongada en el tiempo, dicha sobrecarga se irá acumulando e irá aumentando. Por tanto, este malestar puede conllevar a sufrir síntomas de ansiedad y/o depresión, o incluso sufrir problemas físicos. Son síntomas derivados de dicha sobrecarga o que surgen por no atender adecuadamente a los problemas de salud que se tengan. Normalmente se prioriza la atención al familiar afectado a la salud propia.

Es necesario atender a las propias necesidades, sean de salud, emocionales o sociales, entre otras. Pueden requerir mayor o menor dedicación y tiempo, pero todas son importantes. Pasar tiempo con familiares y amigos, disfrutar de un café en compañía, dar un paseo, es fundamental para compensar dicha sobrecarga. Para poder dedicar tiempo al ocio u a otras labores puede ser necesaria la ayuda externa; delegar en otras personas, familiares o profesionales, para que dediquen tiempo al cuidado en nuestro lugar y nos permita atender a otros aspectos de nuestra vida.

Sin embargo, pueden encontrarse dificultades para poder disfrutar y desconectar momentáneamente, o no sentirnos capaces de delegar y poder desconectar de la tarea de cuidado. En estos casos, el apoyo psicológico puede ayudarnos a reorganizar ideas, identificar culpas y reconocer mejor las necesidades propias. Así podremos organizar mejor nuestras prioridades y sentirnos mejor con nosotras mismos.

María José Sumariva López, neuropsicóloga en CITEA

Terapia de familia
Terapia individual
Grupo de ayuda mutua de cuidadores

Deje un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies